Poéticas

Aldo Pellegrini

La acción subversiva de la poesía, fragm.

 

En el proceso utilizado para domesticar a los poetas, el aplauso, el consenso elogioso, la popularidad, son los factores más peligrosos. El poeta que sucumbe a la tormenta de los aplausos debe pensar que los imbéciles, que forman la gran masa de los llamados entendidos, no se equivocan nunca: sólo aclaman lo inofensivo. El poeta debe desconfiar de ese aplauso, de ese elogio unánime, con el que fabrican las rejas de su prisión. Por eso Breton lanzó un alerta lúcido a los poetas al decir: "La aprobación del público debe rehuirse por encima de todo". Pues un poeta domesticado por el elogio tiene más valor para los predicadores de la sumisión que los inocentes versificadores que ellos presentan como sustituto. El poeta domesticado se convierte en ejemplo de la inutilidad de ser libre. Como el león domesticado, es una caricatura grotesca de un gran señor de la libertad, y sus rugidos adquieren entonces acentos de canto de ruiseñor.

 

El poeta y su trabajo, no. 21, invierno 2005.

Desde un rincón de este pueblito sardo (Lanusei) la Isla Negra...

Gianni Siccardi

 

Se puede escribir con el cuerpo. Se puede leer un poema con el cuerpo. Eso nos permite eludir la penosa obligación de ser inteligentes. Podemos entonces entregarnos a uno de esos gozosos estados alterados en el que no es raro sentir un falso mareo, un ilusorio sudor en las manos, un leve temblor, quizás, o una suave e imaginaria aprensión en el pecho o en el estómago, una pérdida de la noción del paso del tiempo. Sí, detenemos el tiempo, dejan de suceder cosas. Somos un ser vivo, viviente. Podemos pensar directamente, sin que la mente arruine la fiesta.

Hölderlin ha dicho que la poesía es un tomar posesión de la realidad. Pero, ¿de qué realidad habla? ¿Hablará de esa montaña informe de nuestros fugaces, cambiantes estados de ánimo? ¿De esos que podemos llamar "basura psicológica"? ¿De ese aire irrespirable de nuestras emociones negativas, las únicas que conocemos en nuestro estado o nivel habitual de conciencia? ¿De eso de lo que dan cuenta tantos poemas que se empeñan en pasar por poesía? ¿De eso que debería quedar reservado para consultorio del psicoanalista? No me parece. Creo que se refiere a una verdad inmutable. En nuestros estados comunes de conciencia somos capaces de abrirnos paso en el maremagnun, en esa verdadera avalancha que es la realidad y tocar su esencia inmutable.(...)

                                                                                                                         (De: Poesía y realidad)

Po I-Po

 

"La traducción, ¿es traición?/ La poesía, ¿es traducción?" 

José Augustín Goytisolo

España -1928 –1999

El cuento
 

Érase, una vez,
un lobito bueno,
al que maltrataban
todos los corderos,
 

y había, también,
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un ladrón honrado.
 

Todas estas cosas
había, una vez.
Cuando yo soñaba
un mundo al revés.

Dylan Thomas

 

Me parece que hay un esnobismo invertido –y un atisbo de lógica deficiente– en sentirnos orgullosos de que nuestros poemas no se vendan. Por supuesto, casi todo poeta desea que sus poemas sean leídos por la mayor cantidad posible de gente. Los artesanos no esconden sus productos en el ático. Además, el desprecio por el público, compuesto por lectores potenciales, es el desprecio por la profunda utilidad del propio oficio. Si sigues pensando que no necesitas ser leído, llegará el día en que será verdad: nadie sentirá la necesidad de leerte, porque está escrito sólo para ti; y el público no sentirá el menor impulso de colarse en una fiesta tan privada. Además, no prestar atención al trabajo de tus contemporáneos es desdeñar una parte vital del mundo en el que vives y, necesariamente, quitarle vida a tu propio trabajo: reducir su espectro y su posibilidades: escribir medio muerto…

                                                                                                                                                      El poeta y su trabajo, no. 21, invierno 2005.

Edmond Jabés

 

"Lo escrito no es un espejo. Escribir es enfrentarse a un rostro desconocido".

Oscar Acosta

Tegucigalpa, Honduras, 1933

Los poetas

 

Los mayas comparaban a sus poetas con los molineros celestiales y agregaban que ellos extraían pacientemente del maíz del idioma una harina finísima: la poesia.

Lawrence Ferlinghetti

Estados Unidos

 

¿Para qué sirven los poetas en una era semejante? ¿Cuál es el uso de la poesía? Si quieres ser poeta, crea obras capaces de responder al desafío de tiempos apocalípticos, incluso si ello significa que suenes dantesco. Tienes que decidir si los gritos de los pájaros son gritos de éxtasis o gritos de desesperación, y al hacerlo sabrás si eres un poeta trágico o lírico. Concibe el amor más allá del sexo. Sé subversivo, cuestionando constantemente la realidad y el status quo. Esfuérzate por cambiar el mundo de tal manera que no haya más necesidad de ser disidente. Lee entre las vidas y escribe entre las líneas. Comprométete con algo que esté más allá de ti mismo. Sé apasionado al hacerlo. Pero no destruyas el mundo, a menos que tengas algo mejor para poner en su lugar.

Si quieres extraer la fama de las llamas, ¿dónde está tu arco ardiente?, ¿dónde están tus flechas de deseo?, ¿dónde está tu chispa ardiente?
La clase de los amos inicia las guerras. Las clases bajas las libran. Los gobiernos mienten. A menudo, la voz del gobierno no es aquella del pueblo.
¡Pronúnciate! ¡Actúa! El silencio es complicidad. Sé el tábano del Estado y también su luciérnaga. Y si tienes dos barras de pan, haz como hacían los griegos: vende una con la moneda del reino, y con la moneda del reino compra girasoles.
¡Despierta! ¡El mundo está en llamas!
                                                                                                          en "poesía como arte insurgente"

Vicente Huidobro

 

“el mayor enemigo del poema es la poesía”-

 

Dylan Thomas, José Agustín Goytisolo, Oscar Acosta, Teuco Castilla, Ludovico Silva, Gianni Siccardi

Juan Gelman

 

“Ni los premios ni los reconocimientos escriben por uno”.

Leopoldo “Teuco” Castilla 

 

“La poesía es una trinchera en todas las dimensiones. Busca las leyes más secretas y esenciales, los significados que aún la ciencia no logra ver. Lleva siglos luchando por las causas más justas; defendiendo la unidad y la armonía del hombre con la naturaleza, el universo, y del hombre con el hombre. Representa una trinchera de valores a los que debe llegar la organización social”.

 

Gonzalo Rojas

 

Pero las palabras arden: como un sonido más allá de todo sentido, con un fulgor y hasta con un peso especialísimo.

Víctor Hugo

 

“Un poeta es un mundo encerrado en un hombre.”  

La isla negra, que se ve desde el balcón donde la mesa larga de los poetas confraterniza

Ludovico Silva

 

“Partitura: Enigma. Interpretación: Misterio. Por cada rayo de luz racional que entra en esa ánfora misteriosa, emergen mil rayos distintos de todos los colores, cada uno de los cuales es portador de un fragmento del enigma total. Pero ya sabemos que en poesía cada parte equivale a la totalidad, pues un poema verdadero reside tanto en su todo como en sus partes (…) Lo que me interesaba resaltar es que el poema en cuanto tal es un enigma y por tanto una totalidad enigmática. En sentido estricto un poema es un objeto rigurosamente enigmático”.

 

Charles Simic

 

Todo sería muy simple si pudiéramos manejar nuestras metáforas a voluntad. No podemos.

.....Esto ocurre también con los poemas. Podemos empezar creyendo que estamos recreando una experiencia, que estamos intentando una mímesis, pero entonces el lenguaje toma el mando. De pronto las palabras tienen voluntad propia. Es como decir "quería ir a la iglesia pero el poema me llevó a las carreras de galgos".

.....La primera vez que eso me ocurrió me horroricé. Me llevó años admitir que el poema es más listo que yo. Ahora voy adonde él quiere.

 

 

Raúl González Tuñón

 

“Si alguien me preguntara ¿qué es la poesía? no tendría mas remedio que contestar: La poesía es la poesía, más el mundo, más el hombre, más el poeta, más la poesía. Si alguien me preguntara qué es un poema, contestaría: Hasta el líder de la llamada “neutralidad” ha dicho que un poema que no contenga nada más que poesía no es un poema. He citado una frase de Valery.”

 

 

Seamus Heaney

 

“El poeta es una criatura inventada que firma con tu nombre. Y al tiempo, escribir supone olvidarse de uno mismo, y hay tantas maneras de olvidarse como de estar presente. Sospecho que no hay remedio para eso, ni solución. La poesía es una mezcla de accidentes, gracia y trampas. Hay que trampear para buscar la inocencia; si no, sólo te dedicas a ser tú mismo.” 

 

José Muchnik

 

A lo largo de la historia Poesía resonó siempre en diapasón con las evoluciones / revoluciones del lenguaje, que a su vez resonaban con  las evoluciones / revoluciones de la sociedad. Lo fue así desde los poemas épicos helénicos, hasta el modernismo o el simbolismo ruso de comienzos del siglo XX o el surrealismo francés hasta mediados del siglo pasado. Miles de personas asistían a los recitales de Maiakovski en Moscú, de André Breton en París o de  Neruda en Santiago de Chile o Buenos Aires. No se trata de una cuestión de temática, de “poesía social”, sino de la sinergia entre el aliento del lenguaje y el aliento social, el contexto de crisis actual se refleja también en la crisis del lenguaje y la poesía tal vez tenga algunas palabras que decir al respecto. 

 

Diana Bellessi

 

La voz del poema, la voz que el poeta cree su voz. Su condición de vanguardia consiste en ser retaguardia, vigía del fondo, tragafuegos que se funde con la última silueta anónima del cortejo de la feria. Ella lo sostiene, desde lejos, desde atrás, y lo impulsa a ser la cresta. Fondo y figura moviéndose fugaces bajo el tambor del corazón. 

Las tareas de esta voz: permanecer atenta a lo inútil, a lo que se desecha, porque allí, detalle ínfimo, se alza para ella lo que ella siente epifanía. Las tareas de esta voz: deshacer las cristalizaciones discursivas de lo “útil” y tejer una red de cedazo fino capaz de capturar las astillas de aquello que se revela. Atención y artesanía. Las tareas de esta voz: desatarse de lo aprendido que debe previamente aprenderse, y disminuir así los ecos de las voces altas para dejar oír la pequeña voz del mundo.
 

Martin Heidegger

 

La poesía es la fundación del ser por la palabra. Poéticamente hace el hombre su habitación en la tierra. 
 

Playa de Cea, Ogliastra, Sardegna.. y los guardianes de la costa...

Eduardo Galeano

 

“(...) Me parece coherente que renieguen de la palabra quienes cultivan el monólogo con sus propias sombras y laberintos sin fin; pero la palabra tiene sentido para quienes queremos celebrar y compartir la certidumbre de que la condición humana no es una cloaca. Buscamos interlocutores, no admiradores; ofrecemos diálogo, no espectáculo. Escribimos a partir de una tentativa de encuentro, para que el lector comulgue con palabras que nos vienen de él y que vuelven a él como aliento y profecía.(...)”

 

Eduardo Galeano. texto Defensa de la Palabra se encuentra publicado en el libro de Eduardo Galeano Nosotros decimos No (Crónicas 1963 -1988) – Editorial Siglo XXI.

 

 

Enrique Molina

 

“Si la poesía deja de ser una actitud total, una fórmula de cazadores de cabezas confabulados en la peligrosa tarea de recuperar la pureza esencial de la vida, si no encierra en su seno todas las potencias del amor, de la revolución, y no es absolutamente incompatible con cuanto signifique servidumbre, domesticidad, convivencia, arribismo, acaba por verse reducida al simple manipuleo litúrgico de restos fósiles retóricos, a la composición de elegantes sonetos o de cualquiera otra de esas banalidades decorativas elaboradas por el ocio y la cobardía.”

 

Enrique Molina (Buenos Aires 1910 – 1997)

 

Yves Bonnefoy

 

"La poesía es la respuesta que se lanza en dirección a la lengua, cuando nos preguntamos acerca de nuestras necesidades fundamentales. No es un lugar para divertimentos, ni de la experimentación existencial: es el lugar de la exigencia de la responsabilidad”. 

 

Paulina Vinderman

 

“Somos humanos gracias al lenguaje (somos lenguaje), de modo que la palabra poética es la más cercana a lo mejor de nosotros, a lo que hay que rescatar del horror, de la destrucción, de la banalidad. Nos otorga un renacimiento, la certeza de que el lenguaje ha dado albergue a la experiencia, a la visión (ya sea de triunfo o de espanto). Es una voz que viene desde el fondo de los tiempos y va hacia él, dejando una pequeña huella del misterio que somos. La poesía no puede reparar ninguna pérdida pero desafía al espacio de separación, une lo que ha sido desperdigado. Una vasija llena de memoria, la definí una vez, un agua de resistencia.” 

José Lezama Lima

 

La poesía es la anotación de una respuesta, pero la distancia entre esa respuesta, el hombre y la palabra, es casi ilegible e inaudible.

 

Pascal y la poesía.

Cala Goloritze, vecina a Baunei, provincia de Ogliastra, Sardegna...

Gustavo Pereira

Venezuela - 1940

Cómo escribir un poema

 

Escribir un poema como rastrear

  una cerveza

            bajo el bochorno de los trópicos

Como salir a caminar

y tropezar viejos amigos

 

Escribir un poema como untar en el pan de

  madrugada el resplandor

 

Escribir un poema como escrutar la vida en ciernes sin

  ataduras ni gabelas en un auto

  desvencijado con la amante insaciable hacia la

  ruta del desierto de donde

             no se regresa

 

Escribir un poema con riesgo inmortal de quien no

  posee sino

  agua transparente

                       por toda tinta

 

Escribir un poema y desplegar pequeño trozo de

  pañuelo en medio del océano

  mientras el único barco de salvamento se aleja

  entre las sombras

 

Escribir un poema como apurar un primer trago

   después

   de haber atravesado el derrumbe

 

Escribir un poema como quien ignora

   todo lenguaje sobre el mundo

y apenas balbucea el encantamiento de la primera

    visión

 

Escribir un poema como se construye el hechizo

 

Escribir un poema como un ácido. 

                                                                    De: Sentimentario

Ángel González

Poesía y compromiso, 1963

 

La poesía, como obra del hombre y para el hombre, está sujeta a tantos cambios y mudanzas como el hombre mismo. La Historia de la poesía, la Historia de la literatura, no es más que un fragmento de la Historia, que siempre es del hombre. A veces se omite este hecho, o no se destaca lo suficiente, y se pretende analizar históricamente la poesía, presentándola como un desarrollo que obedece a leyes internas, propias, desarraigándola, en la medida de lo posible, de la actividad humana, o al menos de ciertos aspectos de la actividad humana: las condiciones sociales y económicas en las que esa actividad se manifiesta, la filosofía, etc.

Aceptando que la poesía aparece en el entramado de la Historia, y que la Historia es evolución, es fácil comprender que algunos poetas  no se planteen el problema de la eternidad del poema, o se lo planteen invirtiendo los términos clásicos: si buscar el asentimiento de los siglos futuros es como tratar de hacer blanco con los ojos cerrados en un objeto en movimiento, es necesario apuntar al tiempo que r se conoce, dirigirse al hombre con el que se limita, con el que se convive. Por esas razones considero legítima la poesía que ha dado en llamarse social, denominación seguramente poco feliz, pero que ha hecho fortuna y sirve unas veces para entendernos y otras para confundirnos. Me refiero a la poesía crítica, que es expresión de una actitud moral, de un compromiso respecto a las cosas más graves que suceden en la Historia que, de alguna manera, estamos protagonizando. A esa poesía se le oponen frecuentemente reparos en nombre de la libertad de la creación artística. Se confunde entonces al creador comprometido con el mediatizado, ya partir de esa confusión, generalmente deliberada, ya nada queda claro.

Pero yo me pregunto: si el artista ha de ser libre para todo, menos para comprometerse, ¿para qué le sirve la libertad? ¿No es ésa una libertad que cierra más caminos de los que abre, que inmoviliza y limita? Sinceramente, no concibo cómo puede haber alguien que se interese por esa libertad sin consecuencias. En rigor, el compromiso es un acto de libertad, un acto libre. Por otra parte, vivimos en un mundo demasiado compro metedor, entre realidades ante las cuales la indiferencia o e desconocimiento son difíciles, por no decir imposibles, incluso para los poetas más embebidos en la contemplación de la hermosura de la Naturaleza.

La temática de esta poesía comprometida suele ser también objeto de críticas, especialmente por parte de los cultivadores de una poesía más tradicional en su forma y en sus objetivos Muchos que, probablemente, no tienen nada que oponer aun; oda escrita a la batalla de Lepanto, manifiestan una viva repugnancia ante un poema dedicado, pongo por caso, a la batalla librada entre los guerrilleros castristas y anticastristas el la bahía de Cochinos. Parece que todo lo vivo y palpitante debía quedar fuera del poema, en el que sólo pueden encontrar cabida problemas individuales y soluciones puramente estéticas Para los que así piensan, la poesía anida en el centro del corazón del hombre como un gusano dentro de una manzana, y nace y se desarrolla, sin contacto con el mundo exterior. Yo pienso, por el contrario, que el poema nace de todos los estímulos que vienen dados al poeta desde fuera, incluida, por supuesto, la tradición literaria, pero teniendo presentes siempre la ideas y las realidades de cualquier tipo que caracterizan al momento histórico en el que el poema se produce.

Al mismo tiempo, me parece que esta temática debe ser presentada no como un simple espectáculo que se ofrece a los ojo: ultrasensibles del poeta, sino como un problema que tiene planteado el hombre que lo sustenta. Inevitablemente, el poema h; de ser necesario para quien lo escribe, si se quiere que después sea legítimo para quien lo lee.

No trato de defender una poesía por su temática, ni de reducir la temática a límites estrechos; trato de hacer exacta menú lo contrario, frente a aquellos que se obstinan en eliminar de poema todo lo que no está previamente puesto (o en ocasione: gastado) por la tradición.. Del mismo modo que lo que esperanza, alegra o emociona al hombre, también lo que le preocupa lo que le angustia o lo que le amenaza puede aparecer en lo: poemas que para él se escriben, e incluso es imprescindible que aparezca si no se quiere confinar la poesía en la tierra de nadie de la frivolidad.

Los que afirman que la Historia se repite, se limitan a manifestar un deseo. y si la Historia no se repite (salvo por azar), como yo creo, habrá que admitir que el arte tenga características diferentes en cada momento histórico. Escribiendo desde el centro de la Historia y de acuerdo con su marcha, el escritor se quedará, al menos, en la Historia.

Escribiendo desde la pretendida inmutabilidad de la: naturaleza humana, el escritor se quedará probablemente en el olvido, como si no hubiera existido nunca, aunque su pre-historia inmediata, los residuos culturales que, entre materiales valiosos, arrastra la tradición como una carga muerta, le presten una apariencia de vida, válida sólo ante él o ante quienes se nutren de los mismos residuos.

 

                                                                                                                      Madrid, marzo de 1963

Horacio

 

"Sin escribir cosa alguna, enseñaré cómo se escribe;

diré la misión y las reglas del poeta, el manantial donde ha de beber,

lo que el buen gusto permite y lo que no, los atrevimientos del genio

y los escollos de la ignorancia" -. 

Pablo Neruda

 

"Yo cambié tantas veces de sol y de arte poética
que aún estaba sirviendo de ejemplo en cuadernos de melancolía
cuando ya me inscribieron en los nuevos catálogos de los optimistas,
y apenas me habían declarado oscuro como boca de lobo o de perro
denunciaron a la policía la simplicidad de mi canto
y más de uno encontró profesión y salió a combatir mi destino
en chileno, en francés, en inglés, en veneno, en ladrido, en susurro".

Pablo Antonio Cuadra

Nicaragua - 1912 -2002

Ars poetica

 

Volver es necesario
a la fuente del canto:
encontrar la poesía de las cosas corrientes,
cantar para cualquiera
con el tono ordinario
que se usa en el amor,
que sonría entendida la Juana cocinera
o que llore abatida si es un verso de llanto
y que el canto no extrañe a la luz del comal;
que lo pueda en su trabajo decir el jornalero,
que lo cante el guitarrero
y luego lo repita el vaquero en el corral.
Debemos de cantar
como canta el gurrión al azahar:
encontrar la poesía de las cosas comunes,
la poesía del día, la del martes y del lunes,
la del jarro, la hamaca y el jicote,
el pipián, el chayote,
el trago y el jornal;
el nombre y el lugar que tienen las estrellas,
las diversas señales que pinta el horizonte,
las hierbas y las flores que crecen en el monte
y aquellas que soñamos si queremos soñar.
Decir lo que queremos.
Querer lo que decimos.
Cantemos
aquello que vivimos!

Pablo Antonio Cuadra

Juan Gelman

Argentina - 1930 - 2015

Arte poética

 

Entre tantos oficios ejerzo éste que no es mío,

como un amo implacable
me obliga a trabajar de día, de noche,
con dolor, con amor,
bajo la lluvia, en la catástrofe,
cuando se abren los brazos de la ternura o del alma,
cuando la enfermedad hunde sus manos.

A este oficio me obligan los dolores ajenos,
las lágrimas, los pañuelos saludadores,
las promesas en medio del otoño o del fuego,
los besos del encuentro, los besos del adiós,
todo me obliga a trabajar con las palabras, con la sangre.

Nunca fui el dueño de mis cenizas, mis versos,
rostros oscuros los escriben como tirar contra la muerte.

Horacio

 

"La sabiduría dictó en verso sus primeras enseñanzas" 

Juan Gelman

Giussepe Parini

José Antonio Cedrón

Horacio

Yvan Silen

 

“Qué es lo posible para un poeta? Para el aëda todo es posible. Todo puede acontecer poéticamente. Todo está ocurriendo serológicamente: el deseo, el miedo, las rosas, los árboles, la muerte, las palabras, “Dios” mismo. Hay que tachar inmediatamente la palabra artistas, porque éstos son y se han convertido en los conserjes de los políticos del status quo. Los artistas son, entonces, los canallas asalariados de lo bello. El asco de lo bello. El poeta es lo antiartístico. El poeta, entendámonos, no tiene “preocupaciones” poéticas; tiene preocupaciones inmanentes, humanas, económicas. Lo otro, lo que tú llamas sus “preocupaciones”, es el rapto. El que una rosa se convierta en un gesto o en un acto religioso de las cosas; el que el orgasmo se convierta en un acto místico.”

Gabriel Impaglione

La poesía nace con el hombre

 

Sin el hombre, qué harán los Mercados, tan celosos de las pequeñas perturbaciones del aire y los geranios...

... los dioses del marketing y su servidumbre hacen lo imposible para que las ideas duerman todas en sus jaulitas, o tras los umbrales del nuncajamás, como es debido. Pero qué sucederá cuando el Olimpo del Moneymoney se descubra rodeado por hordas del abajo, esa maloliente atea comunista homosexual inmigrante clandestina pobre y hambrienta anarca incendiaria y salvaje poesía?


De qué vale un misíl de largo alcance? En qué cosa es útil un tirano? Cual es el verdadero valor de la fórmula tener + tener + tener más? El “esto-es-mío” de los dueños del mundo es más importante que un manojo de versos en la calle?
Es que los tanques, que parecen tan importantes también en el tercer milenio, son los que distribuyen amor en el planeta?
Los binoculares infrarrojos de los marines no están hechos para ver el vuelo de la mariposa sobre las lavandas en flor, para estas cosas se necesitan ojos, un diálogo interior que amanece con la palabra. Pero son más útiles los binoculares. Los diarios hablan de ellos con mayor énfasis que de la poesía. Inclusive de las mariposas sobre la lavanda, a excepción de poetas y algunas tías, no habla nadie. Qué tipo de comunión establece con la vida un cañón? Hay quienes quieren/se permiten escuchar a los poetas, y hay mayorías que prefieren el telenoticiero central... más de lo mismo de lo de siempre. Más para seguir siendo menos, más del jarabe para ahondar el gran vacío de un tiempo ganado por la apatía, la superficialidad, el no me importa; oh individualismo del consumo. Sirven los telenoticieros en el tercer milenio?


La poesía sirve para entender que la luna cabe en una mano. La poesía es el signo de interrogación más elocuente. La poesía sirve para revelar horizontes. Para ver donde se camina. Para encontrar la puerta de salida y la de entrada. Digo, para encontrar y encontrarse. Sirve para rebelar horizontes.

 

Es llave a veces: una llave sirve para abrir puertas, cajones, baúles, armarios, candados, jaulas y perímetros blindados... una llave es la poesía. La poesía es la voz de la naturaleza.
La poesía es subversiva, viene del otro lado a morderle los tobillos al bronce instaurado en la cima. Dice pan y dice paz. Es subversiva. Digo la Poesía, ingobernable caricia del amor que no se mete en salones de lentejuelas.


La poesía es idioma de realidad en su belleza y en su dramaticidad, es imposible sin el compromiso del hombre con su aquí/ahora y con el futuro. Poesía es palmo de tierra donde fracasan imbéciles, vanales, mercaderes de todas las cosas. Se puede hablar de poesía revolucionaria, de poesía en resistencia, de poesía social, no se puede hablar de poesía mercantil, poesía de la bolsa de valores, poesía capitalista. No se puede hablar de mercado para la poesía porque la poesía no acepta mercados. La poesía respira en la gente. Para los Mercados nada más lejano que las personas, sólo se entiende con clientes. Todo cliente no lo es para Poesía sino para Mercado. Sirven los mercados de lectores? Qué es un mercado lector? Se vende la poesía?


La poesía nace con el hombre: el primer nombre de la primera cosa nació de metáfora. La metáfora es poesía. Poesía es arte originario – como los pueblos-, la primera gran maravilla humana, revelación primordial. Escultora de la memoria.
Tiranos, usureros y otros residuos no han podido con ella. Con la Poesía. Sirve la libertad? La libertad es poesía. La poesía es ejemplo universal de justicia. La poesía como la piedra sirven para decir basta. La poesía no es pensamiento político correcto. Es belleza, también testimonio de la cruel imagen de la barbarie. Busca la esencia del hombre, nos advierte. Para qué sirve la realidad en el tercer milenio?


La poesía crea y recrea, inclusive a los dioses. Inventa y reinventa máquinas, planetas y animales fabulosos, ángulos perdidos, amapolas y pájaros, luces que no se terminan, nuevas rosas de los vientos. La poesía Emociona. La poesía es el niño que le dice al rey: “Usted va desnudo”.


La poesía no es la Sissi de los salones, es una muchacha cualquiera de un pueblo cualquiera bajo lluvia sin tiempo... a Poesía no le caen bien las reverencias, ni los sarcasmos detrás del abanico... ni pelucas entalcadas, corsets, espejitos de responder ustedeslamásbella.


La poesía asiste a los bailes de máscaras para mostrar el rostro descubierto. La poesía sirve para inventar la rueda cuando tenemos necesidad de una rueda. Sirve la rueda en el tercer milenio?

Cala Sisine, Ogliastra, Sardegna

Mario Benedetti

Botella al mar

 

                                                                     El mar es un azar.

                                                                                            Vicente Huidobro

 

Pongo estos seis versos en mi botella al mar

con el secreto designio de que algún día

llegue a una playa casi desierta

y un niño la encuentre y la destape

y en lugar de versos extraiga piedritas

y socorros y alertas y caracoles 

Octavio Paz

 

"El poeta no escoge sus palabras. Cuando se dice que un poeta busca su lenguaje, no quiere decirse que ande por bibliotecas o mercados recogiendo giros antiguos y nuevos, sino que, indeciso, vacila entre las palabras que realmente le pertenecen, que están en él desde el principio, y las otras aprendidas en los libros o en la calle. Cuando un poeta encuentra su palabra, la reconoce: ya estaba en él. Y él ya estaba en ella. La palabra del poeta se confunde con su ser mismo. Él es su palabra. En el momento de la creación, aflora a la conciencia la parte más secreta de nosotros mismos. La creación consiste en un sacar a luz ciertas palabras inseparables de nuestro ser. Ésas y no otras. El poema está hecho de palabras necesarias e insustituibles."

                                                                                                                  El Arco y la Lira.

Martín Micharvegas

 

“Toda poética es política ( por ser un hecho de la palabra )
pero, por desgrasia y todavía, no toda política es poética!”

 

Waldo Leyva

 

“Creo en la poesía como un alimento, como el puntal imprescindible del Ser, como la vía más completa del enriquecimiento humano, como la voz más entrañable, la poseedora de todos los registros del espíritu. Es mi sostén. Por ella y a través de ella siento que me comunico conmigo mismo, con mis semejantes, con el mundo”.

 

César Vallejo

 

“Los responsables de lo que sucede en el mundo somos los escritores, porque tenemos el arma más formidable, que es el verbo. Arquímedes dijo: “Dadme un punto de apoyo, la palabra justa, el asunto justo, y moveré el mundo”; a nosotros, que poseemos ese punto de apoyo, nuestra pluma, nos toca pues, mover al mundo con esta arma”. 

Antonio Machado

 

“Escribir para el pueblo –decía mi maestro– ¡qué más quisiera yo! Deseoso de escribir para el pueblo, aprendí de él cuanto pude, mucho menos, claro está, de lo que él sabe. Escribir para el pueblo es escribir para el hombre de nuestra raza, de nuestra tierra, de nuestra habla, tres cosas inagotables que no acabamos nunca de conocer. Escribir para el pueblo es llamarse Cervantes, en España; Shakespeare, en Inglaterra; Tolstoi, en Rusia. Es el milagro de los genios de la palabra. Por eso yo no he pasado de folklorista, aprendiz, a mi modo, de saber popular. Siempre que advirtáis un tono seguro en mis palabras, pensad que os estoy enseñando algo que creo haber aprendido del pueblo.”- 

Paul Valery

 

La poesía es la ambición de discurrir, que aspira a verse cargada de más sentidos y ungida de más música, que el lenguaje ordinario.- 

Octavio Paz

 

“Cada poema es único. en cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. cada lector busca algo en el poema. y no es insólito que lo encuentre: ya lo llevaba dentro.”

 

Luis García Montero

 

"la política no enturbia la poesía, es más, a veces la ennoblece".

 

Clarice Lispector

 

“Escribir es usar la palabra como carnada, para pescar lo que no es palabra. Cuando esa no-palabra, la entrelínea, muerde la carnada, algo se escribió. Una vez que se pescó la entrelínea, con alivio se puede echar afuera la palabra.”- 

Fernando Buen Abad Domínguez

 

“Hoy se hace pasar por “poesía” (y nos la imponen) la basura decorativa de “artistas” alquilados para disfrazar estéticamente la miseria. Mueven la cola y hacen gracejetas al patrón que compra obra. Unos hacen monerías para ganarse becas o presupuestos y otros las hacen porque no les queda más remedio, algunos viven amargados por la humillación. “-

Seamus Heaney

 

“La misión de la poesía, del arte en general, no es hacer la paz. El arte es paz.”- 

Santa María Navarrese, Ogliastra. Sardegna.

 

José Agustín Goytisolo
España –1928 - 1999

 

La materia del canto
nos la ha ofrecido el pueblo
con su voz.
Devolvamos
las palabras reunidas
a su auténtico dueño.

Vicente Huidobro

 

“Hay que saltar del corazón al mundo / hay que construir un poco de infinito para el hombre.” -

 

Elias Canetti

 

"También debes leer a tus contemporáneos. Uno no puede alimentarse sólo de raíces". 

Lido de Orrí, Ogliastra, Sardegna.

Miriam Cairo

 

la escritura, madre de todas las palabras, desnudamente abre las piernas. Apoya un pie en el extremo de la primera letra y otro en el punto final. En su pubis textual entra la simiente y de él salen las hijas legítimas, ilegítimas, pródigas, proscriptas, ínfimas, agigantadas, masculinas, femeninas, subvertidas, aportando belleza al espanto, contradicción a la certeza, certeza a la contradicción.
 

José Manuel Briceño Guerrero

 

“Yo he encontrado que el mejor camino para conocerse así mismo, para conocer a los demás y al mundo es la poesía, más que la ciencia, sin despreciar a la ciencia, pero los grandes poetas tienen una intuición tan profunda de las cosas humanas, de la relación del hombre con el mundo no humano, que sería la clave también el horizonte en el cual puede manifestarse adecuadamente el trabajo científico, el trabajo político, el trabajo económico, habría una forma de ayuda de todas las demás cosas a partir de la poesía, sin que esa sea la finalidad de la poesía; la poesía crea clima espiritual en el que pueden florecer todas las demás actividades del hombre.” - 

Eugenio Montejo

Venezuela - 1938 -2008

La poesía

 

La poesía cruza la tierra sola,
apoya su voz en el dolor del mundo
y nada pide —ni siquiera palabras.
Llega de lejos y sin hora, nunca avisa;
tiene la llave de la puerta.
Al entrar siempre se detiene a mirarnos.
Después abre su mano y nos entrega
una flor o un guijarro, algo secreto,
pero tan intenso que el corazón palpita
demasiado veloz. Y despertamos.

Giuseppe Parini

Italia. S. XVIII

Discorso sobre la poesía (fragm.)

 

“El fin del arte poético consiste principalmente en producir placer, o sea, sensaciones placenteras, ella, si bien no es necesaria como el pan, ni útil como el burro, puede todavía – si bien utilizada- hacer felíz al hombre, pues el placer estético contribuye a la felicidad pública y privada”.

José Cedrón

 

“Estamos ante la paradoja de una poética que se ha llenado de palabras para vaciarse de mundo, por ejemplo: la sombra de tus ojos en mi espalda negada/ voluntad del deseo para el agua/ eterna la noche en cavidades lúgubres… Bueno, así podemos seguir hasta el lunes. Identidad irreconocible. Superfluo, fabricado; por lo tanto, artificial... La desaparición del contexto. Tal vez se lleguen a vender poemas con franquicia.”

Cala Biriola, Ogliastra, Sardegna

Nicanor Parra

 

Poesía es todo lo que se mueve. El resto es prosa. 

 

Miguel de Cervantes

 

"El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre".
 

John Keats 

 

Si la poesía no nace espontáneamente como la hoja de un árbol, es mejor que no nazca de ningún modo.

 

Jean Cocteau

 

Yo sé que la poesía es imprescindible, pero no sé para qué.

 

Cesare Pavese 

 

Escribir poesía es como hacer el amor: nunca se sabrá si la propia alegría es compartida.

 

Pablo Neruda: 

Sobre una poesía sin pureza

 

Es muy conveniente, en ciertas horas del día o de la noche, observar profundamente los objetos en descanso: las ruedas que han recorrido largas, polvorientas distancias, soportando grandes cargas vegetales o minerales, los sacos de las carbonerías, los barriles, las cestas, los mangos y asas de los instrumentos del carpintero. De ello se desprende el contacto del hombre y de la tierra como una lección para el torturado poeta lírico. Las superficies usadas, el gasto que las manos han infligido a Ias cosas, la atmósfera a menudo trágica y siempre patética de estos objetos, infunde una especie de atracción no despreciable hacia la realidad del mundo.

La confusa impureza de los seres humanos se percibe en ellos, la agrupación, uso y desuso de los materiales, las huellas del pie y los dedos, la constancia de una atmósfera inundando las cosas desde lo interno y lo externo.

Así sea la poesía que buscamos, gastada como por un ácido por los deberes de la mano, penetrada por el sudor y el humo, oliente a orina y a azucena, salpicada por las diversas profesiones que se ejercen dentro y fuera de la ley.

Una poesía impura como un traje, como un cuerpo, con manchas de nutrición, y actitudes vergonzosas, con arrugas, observaciones, sueños, vigilia, profecías, declaraciones de amor y de odio, bestias, sacudidas, idilios, creencias políticas, negaciones, dudas, afirmaciones, impuestos.

La sagrada ley del madrigal y los decretos del tacto, olfato, gusto, vista, oído, el deseo de justicia, el deseo sexual, el ruido del océano, sin excluir deliberadamente nada, sin aceptar deliberadamente nada, la entrada en la profundidad de las cosas en un acto de arrebatado amor, y el producto poesía manchado de palomas digitales, con huellas de dientes y hielo, roído tal vez levemente por el sudor y el uso. Hasta alcanzar esa dulce superficie del instrumento tocado sin descanso, esa suavidad durísima de la madera manejada, del orgulloso hierro. La flor, el trigo, el agua tienen también esa consistencia especial, ese recuerdo de un magnífico tacto.

Y no olvidemos nunca la melancolía, el gastado sentimentalismo, perfectos frutos impuros de maravillosa calidad olvidada, dejados atrás por el frenético libresco: la luz de la luna, el cisne en el anochecer, «corazón mío» son sin duda lo poético elemental e imprescindible. Quien huye del mal gusto cae en el hielo.

 

[Pablo Neruda, Caballo verde para la poesía (1 octubre de 1935). 

Alejandro Carpentier

 

"Llego a preguntarme a veces si las formas superiores de la emoción estética no consistirán, simplemente, en un supremo entendimiento de lo creado. Un día, los hombres descubrirán un alfabeto en los ojos de las calcedonias, en los pardos terciopelos de la falena, y entonces se sabrá con asombro que cada caracol manchado era, desde siempre, un poema."

Bari Sardo, Ogliastra, Sardegna

Rubén Derlis

 

"Claridad, poeta, claridad;

turbia es el agua estancada."

 

 

Raúl Gómez Jattin

 

El que quiera ser poeta tiene que estar dispuesto a sacrificar su vida. La poesía le exigirá todo a cambio de un grano de placer. 

Paul Valéry

Notas sobre poesía

 

Hacia 1892 me sobrevino un cierto menosprecio por la poesía y los poetas debido a las debilidades que encontré en la mayoría de ellos, aun en los más célebres. Observé por una parte que vivían sobre un fondo de ideas miserablemente ingenuas y comunes (lo cual hacía que un poeta del año 1000 a. C. fuera todavía legible), y advertí además que tampoco ejercían los poderes del espíritu e ignoraban los desarrollos imaginativos provenientes de la ciencia, etcétera. Por otra parte, en el propio oficio no habían buscado la perfección, es decir, no se habían preocupado por la continuidad poética y por la composición tanto como hubieran podido hacerlo (a la manera de la música, que acentuó su progreso técnico desde el siglo XVI hasta nuestros días).

 

Col. Poesía y poética, Universidad Iberoamericana, 1995.Selección y traducción: Hugo Gola

Rubén Derlis, Claudio Willer, Martín Micharvegas, Waldo Leyva, Javier Heraud, Eduardo Casar, Paul Valery

Nicanor Parra

 

El poeta es un hombre como todos / Un albañil que construye su muro: / Un constructor de puertas y ventanas.

 

Juan Calzadilla

Estética De Bolsillo

 

Si todo está permitido, nada es imprevisible. / Por tanto, no hay secreto, no hay misterio, / No hay enigma, no hay originalidad./ Apenas un catálogo a la mano.

Eduardo Casar

México - 1952

Soporte material

 

...y ya escrito el poema,
ya bien pasado en limpio,
cuando ya eliminamos
borraduras y atajos,
detenerse.
Tomar entre los dedos
una de las esquinas de la hoja
y retirarla suavemente,
al contrario de como se retira
el mantel repentino
sin que las copas caigan.
Hasta que el poema quede
flotando sin papel sobre la mesa.
 

Entonces hay que abrir la ventana
y que el aire deshaga lo que quiera. 

Javier Heraud

Lima, Perú, 1942-1963

Arte poética

 

En verdad, en verdad hablando,
la poesía es un trabajo difícil
que se pierde o se gana
al compás de los años otoñales.

(Cuando uno es joven
y las flores que caen no se recogen
uno escribe y escribe entre las noches,
y a veces se llenan cientos y cientos
de cuartillas inservibles.
Uno puede alardear y decir
“yo escribo y no corrijo,
los poemas salen de mi mano
como la primavera que derrumbaron
los viejos cipreses de mi calle”)
Pero conforme pasa el tiempo
y los años se filtran entre las sienes,
la poesía se va haciendo
trabajo de alfarero,
arcilla que se cuece entre las manos,
arcilla que moldean fuegos rápidos.

Y la poesía es
un relámpago maravilloso,
una lluvia de palabras silenciosas,
un bosque de latidos y esperanzas,
el canto de los pueblos oprimidos,
el nuevo canto de los pueblos liberados.

Y la poesía es entonces,
el amor, la muerte,
la redención del hombre.

                           

 Madrid, 1961– La Habana, 1962

Claudio Willer

Sao Paulo, Brasil - 1940

El otro lado
 

solo así el poema se construye:
cuando el deseo tiene forma de isla
y todos los planetas son lunas, embriones de la magia
entonces podemos atravesar las llamas
sentir el piso respirar
ver la danza de la claridad
oír las voces de los colores
disfrutar la libertad animal
de estar sueltos en el espacio
tener parte con piedra y viento
seguir los rastros del infinito
entender lo que susurra el vacío:
todo eso es tan familiar
para quien conoce
la forma del sueño

Juana Bignozzi

Buenos Aires - 1937

La única falacia es la poesía

 

la única falacia es la poesía

la única realidad

son los poetas

la única realidad son los otros poetas

el yo poético deja

las caídas por hartazgo o vino o tristezas de lejanía

para su sombra

el yo que escribe

Ki no Surayuki

 

“Poesía es aquello que sin esfuerzo mueve cielo y tierra y suscita la piedad de los demonios y dioses invisibles, es aquello que endulza los vínculos entre los hombres y mujeres, y aquello que puede confortar el corazón de los feroces guerreros.”-

René Depestre

 

La ternura de los poetas viaja / en ballena azul alrededor del mundo: / ayudadnos a salvar esta especie / en vías de extinción.

Vicente Quirarte

 

A la pregunta humillante y repetida "Se puede vivir de la poesía?", el poeta debe contestar que no sólo se puede vivir de la poesía, sino que la obligación del poeta es vivir de ella. Una vez viviendo por ella y para ella, sus contados temporales bastan para aliviar la sed de toda la vida, incluidas aquellas estaciones cuando la aridez parece condenarnos a la infelicidad absoluta.     

Lawrence Ferlinghetti

 

...............

Si aspiras a ser un poeta, descubrí una nueva manera para que los mortales habiten la tierra.

Si aspiras a ser un poeta, inventa un nuevo lenguaje que todos puedan entender.

Si aspiras a ser un poeta, habla las nuevas verdades, aquellas que el mundo no puede negar.

Si aspiras a ser un poeta, esfuérzate en transcribir la conciencia de la raza.

A través del arte, dale un orden al caos de la vida.
Crea nuevas noticias.

Escribe más allá del tiempo.

Reinventa la idea de la verdad.
Reinventa la idea de la belleza.
En la primera luz intensidad poética.
En la noche intensidad trágica.

Escucha el rumor de las hojas y la música de la lluvia.

Apoya tu oreja sobre el suelo y escucha el movimiento de la tierra, el surgimiento del mar, y los lamentos de los animales que están muriendo.

Concibe el amor más allá del sexo.

Cuestiona todo y a todo el mundo, incluyendo a Sócrates, que cuestionó todo.

Cuestiona a “Dios” y a sus amiguitos en la tierra.
Sé subversivo, cuestionando constantemente la realidad y el status quo.

Esfuérzate en cambiar al mundo de tal manera que ya no habrá necesidad de ser un disidente.

Antonio Leal

Chetumal, México – 1952

Andar a ciegas

 

Cada poeta vive en un estado

  de gracia. Nace igual que una estrella

  para alumbrar al mundo. Es aquélla

su destino que tiene señalado.

  Lo que escribe es un vino trasegado,

  que vino más divino en la botella

guardado de un naufragio: es su huella

   que en la árida memoria ha encallado.

   ¿Qué poeta encontró el camino breve

que deja la esfinge en la hoja en blanco,

  la guadaña de plata de la luna,

  que en este verso asomar se atreve?

¿Quién dijo que un poema es, de alguna

forma, andar a ciegas un barranco?

                                                                                              En La Fauna exaude, Práctica Mortal, Conaculta, México, 2012.

 

Roberto Bolaño

Resurrección

 

La poesía entra en el sueño
como un buzo en un lago.
La poesía, más valiente que nadie,
entra y cae
a plomo
en un lago infinito como Loch Ness
o turbio e infausto como el lago Balatón.
Contempladla desde el fondo:
un buzo
inocente
envuelto en las plumas
de la voluntad.
La poesía entra en el sueño
como un buzo muerto
en el ojo de Dios.

El mar Tirreno, Ogliastra, Sardegna

Pablo Neruda

Oda a la crítica

 

Yo escribí cinco versos: uno verde,
otro era un pan redondo,
el tercero una casa levantándose,
el cuarto era un anillo,
el quinto verso era
corto como un relámpago
y al escribirlo
me dejó en la razón su quemadura.
Y bien, los hombres, las mujeres,
vinieron y tomaron
la sencilla materia,
brizna, viento, fulgor, barro, madera
y con tan poca cosa
construyeron
paredes, pisos, sueños,
En una línea de mi poesía
secaron ropa al viento.
Comieron mis palabras,
las guardaron
junto a la cabecera,
vivieron con un verso,
con la luz que salió de mi costado.
Entonces, llegó un crítico mudo
y otro lleno de lenguas,
y otros, otros llegaron
ciegos o llenos de ojos,
elegantes algunos
como claveles con zapatos rojos,
otros estrictamente
vestidos de cadáveres,
algunos partidarios
del rey y su elevada monarquía,
otros se habían
enredado en la frente
de Marx y pataleaban en su barba,
otros eran ingleses,
y entre todos se lanzaron
con dientes y cuchillos,
con diccionarios y
otras armas negras,
con citas respetables,
se lanzaron
a distupar mi pobre poesía
a las sencillas gentes
que la amaban:
y la hicieron embudos,
la enrollaron,
la sujetaron con cien alfileres,
la cubrieron con polvo de esqueleto,
la llenaron de tinta,
la escupieron con suave
benignidad de gatos,
la destinaron a envolver relojes,
la protegieron y la condenaron,
le arrimaron petróleo,
le dedicaron húmedos tratados,
la cocieron con leche,
le agregaron pequeñas piedrecitas,
fueron borrándole vocales,
fueron matándole
sílabas y suspiros,
la arrugaron e hicieron
un pequeño paquete
que destinaron cuidadosamente
a sus desvanes, a sus cementerios,
luego se retiraron uno a uno
enfurecidos hasta la locura.
Porque no fui bastante
popular para ellos
o impregnados de
dulce menosprecio
por mi ordinaria falta de tinieblas,
se retiraron todos y entonces,
otra vez, junto a mi poesía
volvieron a vivir
mujeres y hombres,
que hicieron fuego,
construyeron casas,
comieron pan,
se repartieron la luz
y en el amor unieron relámpago y anillo.
Y ahora, perdonadme, señores,
que interrumpa este cuento
que les estoy contando
y me vaya a vivir
para siempre
con la gente sencilla.

Julio Fausto Aguilera

Guatemala –1929

La batalla del verso

 

Con un verso,
es verdad,
no botas a un tirano.
Con un verso no llevas pan y techo
al niño vagabundo,
ni llevas medicinas
al campesino enfermo.
Sobre todo, no puedes
hacerlo ahora mismo.

Pero… vamos a ver:

Un verso
bien nacido y vigoroso,
y otro más encendido,
y otro más desvelado,
y otro más fuerte y más veraz,
le dan vida
a un sueño que recogieron tierno,
y este sueño de muchos, ya nutrido,
se vuelve una conciencia,
y esta conciencia, una pasión, un ansia…
Hasta que un día,
todo
–sueño, conciencia, anhelo–,
compacto se organiza…
Y entonces
viene el grito,
y el puño,
y la conquista…

En la esfigie de la conquista
brilla una diadema: el verso.

 

Jorge Boccanera

Del oficio de la poesía

 

Hay que incendiar a la poesía

y cantar luego

con las cenizas útiles.

José Hierro

 

"...La poesía es como el viento,
o como el fuego,
o como el mar.
Hace vibrar árboles, ropas,
abrasa espigas,
hojas secas,
acuna en su oleaje
los objetos que duermen en la playa..."

José Ángel Valente

Palabra

                                              a María Zambrano

 

Palabra

hecha de nada.

Rama

en el aire vacío.

Ala

sin pájaro.

Vuelo

sin ala.

Órbita

de qué centro desnudo

de toda imagen.

Luz,

donde aún no forma

su innumerable rostro lo visible.

Efraín Huerta

Ay poeta

 

Ay poeta
Primero
Que nada
Me complace
Enormísimamente
Ser
Un buen
Poeta
De segunda
Del
Tercer
Mundo.

 

Raúl Gustavo Aguirre

 

Aquello  que te detiene y espanta, es el poema.

Él quiere pasar por aquí, eso es todo.

 

Luis García Montero

Granada, 1958

Poética

 

Hay momentos también en que dejamos

las palabras de amor y los silencios

para hablar de poesía.

Tú descansas la voz en el pasado

y recuerdas el título de un libro,

la historia de unos versos,

la noche juvenil de algunos cantautores,

la importancia que tienen

poetas y banderas en tu vida.

Yo te hablo de comas y mayúsculas,

de imágenes que sobran o que faltan,

de la necesidad de conseguir un ritmo

que sujete la historia,

igual que con las manos se sujetan

la humedad y los muros de un castillo de arena.

Y recuerdo también algunos versos

en noches donde comas y mayúsculas,

metáforas y ritmos,

calentaron mi casa,

me dieron compañía,

supieron convencerme

con tu mismo poder de seducción.

 

Ya sé que otros poetas

se visten de poeta,

van a las oficinas del silencio

administran los bancos del fulgor,

calculan con esencias

los saldos de sus fondos interiores,

son antorchas de reyes y de dioses

o son lengua de infierno.

Será que tienen alma.

Yo me conformo con tenerte a ti

y con tener conciencia.

Juana Bignozzi, José Hierro, José Ángel Valente, Jorge Boccanera, Julio Fausto Aguilera, Luis García Montero

Gerardo Diego

 

“La poesía es el lenguaje incorruptible”.

 

Raúl Henao

Cali, Colombia - 1944

A los poetas se les pierden las palabras

 

A los poetas se les pierden las palabras
se les pierden los pasos
en la carrera de la vida
pero entre líneas es posible adivinarles
el rostro perdido
el rostro de ciegos
el rostro del paraíso.
Se les pierde el sentido a los poetas
entre el pecho jadeante
de los amantes
entre el resuello de los vivos
y el murmullo de los muertos.
Los poetas pierden siempre el corazón
entre las palabras se les pierde la vida. 

Marco Antonio Flores

Guatemala - 1937

Arte Poética

 

A veces

cuando el tiempo me libera

de mí

me refugio en el otro que soy

y me platico en silencio.

 

Es entonces que me atrapo

en la palabra

 

Ese sueño

de ser el que se habla

para romper el palpitar

del ansia

y sentirme acompañado.

Mario Rubén Alvarez

Paraguay

Esperando la Palabra

 

Que amanezca la Palabra

que deslice su son por la patria

hospede en las casas humildes

se abrace con las ciudades

beba de la fuente más clara

oxigene su pulmón bajo los árboles

que esparza sin límites su aliento

conozca el apodo del dolor

encienda la fogata de la dicha

le dé vértebras a la ternura

cercene el cordón umbilical del espanto

guarde la espalda del coraje

que desaloje de lágrimas los ojos infantiles

persiga el fusil y el puñal asesinos

encabece una manifestación a favor de la alegría

muerda el veneno de los perversos

que llueva la palabra

que traiga un día aún sin estrenar

vuelva polvo el llanto

diluya el ardor del odio          

instaure sonrisas de mariposas

siembre vuelos de alborada

que sea verbo la Palabra

y por fin el hálito del silencio

sea perpetua ausencia.

Alvaro Mutis

Cada poema

 

Cada poema un pájaro que huye

del sitio señalado por la plaga.

Cada poema un traje de la muerte

por las calles y plazas inundadas

en la cera letal de los vencidos.

Cada poema un paso hacia la muerte,

una falsa moneda de rescate,

un tiro al blanco en medio de la noche

horadando los puentes sobre el río,

cuyas dormidas aguas viajan

de la vieja ciudad hacia los campos

donde el día prepara sus hogueras.

Cada poema un tacto yerto

del que yace en la losa de las clínicas,

un ávido anzuelo que recorre

el limo blando de las sepulturas.

Cada poema un lento naufragio del deseo,

un crujir de los mástiles y jarcias

que sostienen el peso de la vida.

Cada poema un estruendo de lienzos

que derrumban

sobre el rugir helado de las aguas

el albo aparejo del velamen.

Cada poema invadiendo y desgarrando

la amarga telaraña del hastío.

Cada poema nace de un ciego centinela

que grita al hondo hueco de la noche

el santo y seña de su desventura.

Agua de sueño, fuente de ceniza,

piedra porosa de los mataderos,

madera en sombra de las siemprevivas,

metal que dobla por los condenados,

aceite funeral de doble filo,

cotidiano sudario del poeta,

cada poema esparce sobre el mundo

el agrio cereal de la agonía.

                                                     
                                                         De Los trabajos perdidos

Alvaro Mutis, Mario Rubén Álvarez, Marco Antonio Flores, Raúl Henao

Waldo Leyva

Cuba-

Sobre el compromiso social del escritor:

 

“(...)Yo pienso en Martí, nadie más comprometido que Martí con la causa de la independencia o de la revolución y cuando uno lee su poesía, por supuesto ahí está esencialmente su compromiso, pero es un poeta que toca todos los temas posibles. No es un poeta panfletario ni similar. En ese sentido te lo resumo: el que debe estar comprometido es el hombre”.

José Saramago

Portugal – 1922- 2010

Forja
 

Quero branco o poema,

e ruivo ardente
O metal duro da rima fragorosa,
Quero o corpo suado, incandescente,
Na bigorna sonora e corajosa,
E que a obra saída desta forja
Seja simples e fresca como a rosa.

Ricardo Molinari

Argentina – 1898 - 1996

América latina

 

El poeta cara a cara con la luna

fuma su margarita emocionante

bebe su dosis de palabras ajenas

vuela con sus pinceles de rocío

rasca su violincito pederasta.

Hasta que se destroza los hocicos

en el áspero muro de un cuartel.

Hugo Gola

Argentina

 

"Cada vez me atrae más la idea de la poesía como un “no decir”. No la adhesión que suele producir la palabra que enumera, o cuenta, sino aquella revelación que la palabra aislada, cargada de silencio puede originar. La palabra sumida, hundida, inmóvil como un animal estático, que sólo por la respiración sabemos que está vivo. Una palabra que se niega a seguir la ruta prefijada de la comunicación para llevarnos a convivir con la oscuridad y el misterio. La palabra poética tiene ese rostro, que difiere radicalmente de cualquier otro. Los que más me entusiasman son aquellos poetas que tienden al silencio. Un simple garabato sobre la página blanca esboza un gesto, es una incisión reveladora, un trazo zen, que todo lo sugiere o que todo lo expresa con el silencio."


Prosas

Alfonso Nassif

 

“A la poesía la reescribe el tiempo. La poesía no tiene punto final, queda proyectada hacia el infinito. Luchar por la poesía es luchar por la humanidad”. 

Hugo Di Taranto

 

La poesía es estado afiebrado, de necesidad, algo que no podés evitar, es un vómito, una centella, un rayo que te pega y lo tenés que largar, no hay otra forma. 

René Depestre, Hugo di Taranto, Hugo Gola,  Ricardo Molinari, Alfonso Nassif

Vicente Aleixandre

Sevilla, España, 1898- 1984
Para quién escribo

 

Para quién escribo? me preguntaba el cronista,

el periodista  o simplemente el curioso.

 

No escribo para el señor de la estirada chaqueta,

ni para su bigote
enfadado, ni siquiera para su alzado índice
admonitorio entre las tristes ondas de música.

Tampoco para el carruaje, ni para su ocultada señora
(entre vidrios, como un rayo frío, el brillo de los
impertinentes).

Escribo acaso para los que no me leen. Esa mujer que
corre por la calle como si fuera a abrir las puertas
a la aurora.

O ese viejo que se aduerme en el banco de esa plaza
chiquita, mientras el sol poniente con amor le toma,
le rodea y le deslíe suavemente en sus luces.

Para todos los que no me leen, los que no se cuidan de
mí, pero de mí se cuidan (aunque me ignoren).

Esa niña que al pasar me mira, compañera de mi
ventura, viviendo en el mundo.

Y esa vieja que sentada a su puerta ha visto vida,
paridora de muchas vidas, y manos cansadas.

Escribo para el enamorado; para el que pasó con su
angustia en los ojos; para el que le oyó; para el que
al pasar no miró; para el que finalmente cayó cuando
preguntó y no le oyeron.

Para todos escribo. Para los que no me leen sobre todo
escribo. Uno a uno, y la muchedumbre. Y para los
pechos y para las bocas y para los oídos donde, sin
oírme, está mi palabra.

                                                                                               II

Pero escribo también para el asesino. Para el que con
los ojos cerrados se arrojó sobre un pecho y comió
muerte y se alimentó, y se levantó enloquecido.

Para el que se irguió como torre de indignación, y se
desplomó sobre el mundo.

Y para las mujeres muertas y para los niños muertos,
y para los hombres agonizantes.

Y para el que sigilosamente abrió las llaves del gas y la
ciudad entera pereció, y amaneció un montón de cadáveres.

Y para la muchacha inocente, con su sonrisa, su corazón,
su tierna medalla, y por allí pasó un ejército de
depredadores.

Y para el ejército de depredadores,

que en una galopada final fue a hundirse en las aguas.

Y para esas aguas, para el mar infinito.

Oh, no para el infinito. Para el finito mar, con su limitación
casi humana, como un pecho vivido.

(Un niño ahora entra, un niño se baña, y el mar, el
corazón del mar, está en ese pulso.)

Y para la mirada final, para la limitadísima Mirada Final,
en cuyo seno alguien duerme.

Todos duermen. El asesino y el injusticiado, el regulador
y el naciente, el finado y el húmedo, el seco
de voluntad y el híspido como torre.

Para el amenazador y el amenazado, para el bueno y el
triste, para la voz sin materia
y para toda la materia del mundo.

Para tí, hombre sin deificación que, sin quererlas mirar,
estás leyendo estas letras.

Para tí y todo lo que en ti vive,
yo estoy escribiendo.

Vicente Aleixandre, José Saramago, Vicente Huidobro

Poesía social - Angela María Dávila

Puerto Rico, 1944- 2003

A punto de ser domesticada, 1990

 

A punto de ser domesticada chisporroteando debajo de las ollas o esperando encima de la mesa transcurre inadvertida. al claro del día justo al pie de la noche lava lagañas, dirige los aseos, peina de prisa y besa despidiendo. colada en el café se escurre por el aire mientras resbala imperceptible mojando las paredes. mezcla, combina los sabores milenarios los ordena moviendo. volteando prueba una y otra vez el alimento que bulle en su caldero infinito. luego lava y limpia por las esquinas conjurando los mundos invisibles. clandestina, baja al patio oreando voces y añilosa; sacude, pincha y tiende al sol gigantescos papeles blanco cloro. sube se baña canta. más tarde tiende las camas instalándose ineludible, nocturna por fuerza compite con la noche se desnuda tentando entre la oscuridad y el placer. subrepticia y solapada avanza y vence.

Siempre subversiva. Aquí (así) sobrevive la poesía.

 

Carlos Sahagún: Poesía social

António Manuel Pires Cabral

Portugal -1941

Não há poema
 

Não há poema que valha o oboé
oculto na voz desta cautelosa
ave ribeirinha
que vai monologando numa língua
que os poetas desconhecem
 

mas se obstinam em arremedar.

Jacobo Regen

Quijano- Salta, Argentina- 1935
Tatuajes

 

Yo creo en las palabras
que son carne y espíritu:
tatuajes repujados
a punta de cuchillo.


                         "Otros poemas", 1996

Juan Calzadilla

Altagracia de Orituco, Venezuela - 1931

Consejos a los jóvenes poetas

 

No lo digas todo de un golpe.
Dilo poco a poco.
Manda al diablo la versificación y la métrica.
La impostación y la retórica.
Promedia tus necesidades de verbalización
de modo que tu discurso no resulte largo ni torpe.
El poema como el aliento debe ser corto.
y las palabras no demasiado enfáticas
para que cuando te sientes a escribir
digas con exactitud todo lo que nunca
has llegado a saber de las cosas.

Jorge Ariel Madrazo

Argentina

 

Deja a esos poetas calzarse el sombrero de
moda:
La exacta palabra no tolera
la bulla de indolentes
timadores

Vicente Huidobro

Chile, 1893- 1948

Manifiesto tal vez

 

    Nada de caminos verdaderos y una poesía escéptica de sí misma.

 

    ¿Entonces? Hay que buscar siempre.

 

    Mis nervios, dispersos en estremecimientos, sin guitarra y sin

inquietud, la cosa concebida así lejos del poema, robar la nieve al

polo y

la pipa al marino.

 

    Algunos días después me di cuenta: el polo era una perla para mi

corbata.

 

    ¿Y los Exploradores?

 

    Se habían transformado en poetas y cantaban de pie sobre las olas

derramadas.

 

   ¿Y los Poetas?

 

    Se habían transformado en exploradores y buscaban cristales en las

gargantas de los ruiseñores.

 

    He aquí por qué Poeta equivale a Vagabundo sin oficio activo, y

Vagabundo equivale a Poeta sin oficio pasivo.

 

    Sobre todo, es preciso cantar o simplemente hablar sin equívoco

obligatorio, sino con algunas olas disciplinadas.

 

    Ninguna elevación falsa: sólo la verdad, que es orgánica. Dejemos

el cielo a los astrónomos, las células a los químicos. El poeta no es

siempre

un telescopio que se puede cambiar en su contrario, y si la estrella se

desliza hasta el ojo por el interior del tubo, ello no se debe a un

ascensor

sino más bien a una lente imaginativa.

 

    Nada de máquinas ni de moderno en sí. Nada de gulf-stream ni de

cocktail, pues el gulf-stream y el cocktail ya son más máquinas que una

locomotora o una escafandra, y más modernos que Nueva York y los

catálogos.

 

    Milán... Ciudad ingenua, fatigada virgen de los Alpes, pero virgen

no obstante.

 

Y El Gran Peligro Del Poema Es Lo Poético

 

    Yo os digo, entonces: busquemos en otros sitios, lejos de la

máquina y

de la aurora, y tan lejos de Nueva York como de Bizancio.

 

    No agreguéis poesía a lo que ya la tiene sin necesidad de vosotros.

La miel sobre la miel da asco.

 

    Dejar secarse al sol el humo de las fábricas y los pañuelos de los

adioses.

 

    Poned los zapatos al claro de luna y después hablaremos de ello, y,

sobre todo, no olvidéis que el Vesubio, a pesar del futurismo, está

lleno de

Gounod.

 

    ¿Y el imprevisto?

 

    Sin duda, podría ser algo que se presentara con la imparcialidad de

un gesto nacido al azar y no deseado, pero está demasiado cerca del

instinto y

es, por tanto, más animal que humano.

 

    El azar conviene cuando los dados dan cinco ases o al menos cuatro

reinas, Pero salvo estos casos debemos excluirlo.

 

    Nada de poemas tirados a la suerte; sobre la mesa del poeta no hay

un tapete verde.

 

    Y si el mejor poema puede hacerse en la garganta, es porque la

garganta

es el justo medio entre el corazón y el cerebro.

 

    Haced poesía, pero no alrededor de las cosas. Inventadla.

 

    El poeta no debe ser más instrumento de la naturaleza, sino que ha

de hacer de la naturaleza su instrumento. Es toda la diferencia que hay

con las viejas escuelas.

 

    Y he aquí, ahora, que el poeta os aporta un hecho nuevo, muy simple

en su esencia, independiente de cualquier otro fenómeno externo, una

creación

humana, muy pura y trabajada por el cerebro con paciencia de ostra.

 

    ¿Es un poema, o tal vez otra cosa?

    Poco importa.

 

    Poco importa que la criatura sea niña o niño, abogado, ingeniero o

biólogo, con tal que sea.

 

    Es algo que vive y perturba, aunque en el fondo permanezca muy

calmo.

 

    Tal vez no es el poema habitual; pero es, al menos.

 

    Así, primer efecto del poema, transfiguración de nuestro Cristo

cotidiano, trastorno ingenuo, los ojos se agrandan al borde de las

palabras

que se deslizan, el cerebro desciende al pecho y el corazón sube a la

cabeza, sin dejar de ser corazón y cerebro con sus facultades

esenciales; en

fin: revolución total. La tierra gira al revés, el sol sale por

occidente.

 

        ¿Dónde estáis?

 

        ¿Dónde estoy?

 

    Los puntos cardinales se han perdido en el tumulto, como los cuatro

ases de un naipe.

 

    Luego amamos o repudiamos, pero la ilusión ha tenido sillas

cómodas, el

hastío ha encontrado un buen tren y el corazón ha vertido su frasco de

olores inconscientes.

 

    (El amor y el repudio carecen de importancia para el verdadero

poeta,

pues sabe que el mundo avanza de derecha a izquierda y los hombres de

izquierda a derecha. Es la ley del equilibrio.)

 

    Después, es mi mano la que os ha guiado, la que os ha mostrado los

paisajes queridos y hecho nacer un arroyo de un almendro sin necesidad

de darle un lanzazo en el costado.

 

    Y cuando los dromedarios de vuestra imaginación quisieron

dispersarse,

yo los detuve en seco, mejor que un ladrón en el desierto.

 

    ¡Nada de paseos indecisos!

 

    La bolsa o la vida.

 

    Esto es neto, claro. Nada de interpretaciones personales.

 

    La bolsa no quiere decir el corazón, ni la vida los ojos.

 

    La bolsa es la bolsa y la vida es la vida.

    Cada verso es el vértice de un ángulo que se cierra, no la punta de

un ángulo que se abre a todos los vientos.

 

    El poema, tal como aquí se muestra, no es realista sino humano.

 

    No es realista, pero se hace realidad.

 

    Realidad cósmica con atmósfera propia y, seguramente, con tierra y

agua, como agua y tierra tienen todos los mundos que se respetan.

 

    No hay que buscar en esos poemas el recuerdo de cosas vistas, ni la

posibilidad de ver otras parecidas.

 

    Un poema es un poema, tal como una naranja es una naranja y no una

manzana.

 

    En él no hallaréis cosas que existen de antemano ni contacto

directo con los objetos del mundo externo.

 

    El poeta no imitará más a la naturaleza, pues no se da el derecho

de plagiar a Dios.

 

    Allí encontraréis lo que nunca habéis visto en otra parte: el

poema. Una

creación del hombre.

 

    Y de todas las potencias humanas, la que más nos interesa es la

potencia

creadora.

Cala Goloritze, Sardegna

Rafael Cadenas

Ars poética
 

Que cada palabra lleve lo que dice.
Que sea como el temblor que la sostiene.
Que se mantenga como un latido.
 

No he de proferir adornada falsedad ni poner tinta dudosa ni añadir
brillos a lo que es.
Esto me obliga a oírme. Pero estamos aquí para decir verdad.
Seamos reales.
Quiero exactitudes aterradoras.
Tiemblo cuando creo que me falsifico. Debo llevar en peso mis
palabras. Me poseen tanto como yo a ellas.
 

Si no veo bien, dime tú, tú que me conoces, mi mentira, señálame
la impostura, restriégame la estafa. Te lo agradeceré, en serio.
Enloquezco por corresponderme.
Sé mi ojo, espérame en la noche y divísame, escrútame, sacúdeme

Hector Berenguer

Poética

 

Lo sagrado es restitución de un estado donde el hombre se reconcilia con el hombre y la vida . Lo sagrado, lo que fue sagrado es algo terrible y quema como un amor ausente.La poesía es un misterio que da cuenta de la gran ausencia de ese mismo misterio ,lo que desnuda y lo que viste.Los genuinos poetas que fundaron las palabras los que fundaron las formas que uno habita son hijos del mismo secreto de su ausencia.
 

Gabriel Chávez Casazola

Santa Cruz de la Sierra, Bolivia - 1972

Vuelo nocturno / Arte poética

 

El eje del mundo se ha movido hoy diez centímetros

 

a la izquierda o a la derecha quién lo sabe

pero los poetas esta noche andan revueltos

 

y se descalzan

y entran al río

y se ponen

a atrapar

el resplandor

de las estrellas

 

a atraparlas

con las manos

en el agua.

Archibald MacLeish

Glencoe, Illinois, Estados Unidos - 1892- 1982

Ars Poética

 

Un poema debe ser palpable y mudo

como un fruto redondo,

 

callado

como viejos medallones en el pulgar,

 

silente como la piedra desconchada

del alféizar donde el musgo ha crecido —

 

Un poema debe ser leve de palabras

como el vuelo de los pájaros.

 

*

 

Un poema debe ser de cauce lento

como los saltos en la luna,

 

partiendo, como en viajes lunares

rama por rama, en medio de la noche

 

partiendo, cual luna tras las hojas de invierno,

memoria por memoria la mente —

 

un poema debe ser de cauce lento

como los saltos en la luna.

 

*

 

Un poema debe ser igual a:

no verdadero.

 

Por toda la historia del dolor

un portal vacío y una hoja de maple

 

Por amor

las hierbas inclinadas y dos luces sobre el mar —

 

Un poema no debe decir

sino ser.

René Daumal

1908-1944

 

 “La materia prima de la emoción poética es un caos cenestésico. Una mezcla confusa de emociones diversas es en principio dolorosamente sentida en el cuerpo, como un hormigueo de vidas múltiples que tratan de escapar. Es por lo común ese penoso sentimiento el que fuerza al poeta a tomar la pluma, ya sea que lo experimente como una vaga e imperiosa necesidad de exteriorizarse, o de una manera menos grosera.”

Octavio Paz

 

"Cada poema es único. En cada obra late, con mayor o menor grado, toda la poesía. Cada lector busca algo en el poema. Y no es insólito que lo encuentre: Ya lo llevaba dentro."

 

Julio Cortazar

Ley del poema

 

Amargo precio del poema,
las nueve sílabas del verso;
una de más o una de menos
lo alzan al aire o lo condenan.

Somos el ajedrez de un río,
el naipe siempre entre dos lumbres;
caen las caras y las cruces
a cada curva del camino.

Cae en el verso la palabra,
en el recuerdo llueve el llanto,
cae la noche, cae el pájaro,
todo es caída amortiguada.

¡Oh libertad de no ser libre,
golpe de dados que desata
la sigilosa telaraña
de encrucijadas y deslindes!

Como tu boca a la manzana,
como mis manos a tus senos,
irá la mariposa al fuego
para danzar su última danza.

Rafael Cadenas,  Gabriel Chávez Casazola,  Archibald Mcleish,  Blaga Dimitrova, Héctor Berenguer, Juan Ramón Jiménez.

Blaga Dimitrova

Bulgaria – 1922 - 2003

Ars poética

 

Crea cada uno de tus poemas

como si fuera el último.

En este siglo saturado de estroncio,

lleno de terrorismo,

en el que todo ha echado a volar con velocidad supersónica

la muerte viene aún mas rápida.

Manda cada una de tus palabras

como si fuera la última carta antes de la ejecución,

como un mensaje en el muro de la prisión.

No tienes derecho a mentir,

ni el derecho a los juegos infantiles.

Simplemente no tienes tiempo

para corregir tus errores.

Escribe cada uno de tus poemas,

lacónicos y despiadados,

con sangre, como una despedida.

Juan Ramón Jiménez 

 

La poesía es un intento de aproximación a lo absoluto por medio de los símbolos. 

Paul Verlaine

Arte poética

 

Antes que nada música,

Y a lo Impar favorece,

Que se pierde en el aire

Sin que se pose o pese.

 

En la elección de tus palabras

Tienes que ser remiso:

Nada mejor que el canto gris

Que une lo Indeciso a lo Preciso.

 

La intensa claridad del mediodía

Se vuelve dulce si es de otoño el cielo,

¡Ese amasijo azul de las estrellas!

Son más bellos los ojos tras el velo.

 

Porque el matiz queremos todavía,

¡Y tan sólo el matiz, nunca el Color!

¡Oh, matiz, nuestra única esperanza,

Sueño en el sueño y canto en el rumor!

 

¡La Punta  criminal ten a distancia,

El espíritu cruel, la Risa impura,

Que hacen llorar los ojos de lo Azul

Con ese ajo de vulgar fritura!

 

Tuércele el cuello a la elocuencia

Y en este tren enérgico pretende

Que tu rima se esté más avisada.

¿Adónde irá si se la desatiende?

 

¿Quién dirá los errores de la rima?

¿Qué niño sordo o qué demente esclavo

Forjó esta hueca joya de un centavo

Que suena a falsedad bajo la lima?

 

¡Música entonces, todavía y siempre!

Que tu palabra tenga ese temblor

Del alma que uno siente cómo, alada,

Hacia otros cielos vuela y otro amor.

 

Que tu palabra sea la aventura

En el viento crucial de la mañana

Donde perfuman menta y mejorana...

Y todo el resto es literatura.

                                                                       (Jadis et Naguère, 1884.)

Luisa Futoransky

Arte poética

 

El pescador conoce de aparejos, sedales, tanzas,

cañas, anzuelos y plomadas.

El pescador sabe devolver al agua

las palabras

que no sirven.

Antonio Cisneros

Arte poética

 

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa1.-

Un chancho hincha sus pulmones bajo un gran limonero
mete su trompa entre la Realidad
se come una bola de Caca
.................................eructa
.....................................pluajj
......................................un premio

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa2.-

Un chancho hincha sus pulmones bajo un gran limonero
mete su trompa entre la Realidad
que es cambiante
se come una bola de Caca
dialecticamente es una Caca Nueva
.......... eructa
otra instrumentacion
..............................pluajj
..................................otro premio

Un chancho etc

Adriano Corrales

Costa Rica

poética

 

La diferencia
entre comediante y poeta
consiste en que
el segundo
no se inclina
para que le aplaudan

Antonio Gamoneda

Yo me callo

 

Yo me callo, yo espero
hasta que mi pasión
y mi poesía y mi esperanza
sean como la que anda por la calle;
hasta que pueda ver con los ojos cerrados
el dolor que ya veo con los ojos abiertos.

Miguel Hernández

 

Así descenderemos de nuestro pedestal,
de nuestra pobre estatua. Y a cantar entraremos
a una bodega, a un pecho, o al fondo de la tierra,
sin el brillo del lente polvoriento.

 

José Martí

 

“Las manos de  los poetas cierran siempre las heridas que abre la ira de los hombres...”

René Daumal, Luisa Futoransky, Julio Cortázar, Antonio Cisneros, Adriano Corrales, Antonio Gamoneda, Manuel Scorza, Nicolás Guillén.

José Martí

 

“Un grano de poesía es suficiente para perfumar un siglo.”

 

Rubén Bonifaz Nuño

 

.... para los que quieren mover el mundo

on su corazón solitario,

los que por las calles se fatigan

caminando, claros de pensamientos;

para los que pisan sus fracasos y siguen;

para los que sufren a conciencia,

porque no serán consolados

los que no tendrán, los que no pueden escucharme;

para los que están armados, escribo.

                                                                                                            

Eduardo Anguita

 

“Yo sé: Venimos de la Palabra:

nuestro destino es regresar.”

Manuel Scorza

Epístola a los poetas que vendrán

 

Tal vez mañana los poetas pregunten
por qué no celebramos la gracia de las muchachas;
tal vez mañana los poetas pregunten
por qué nuestros poemas
eran largas avenidas
por donde venía la ardiente cólera.

Yo respondo:
por todas partes oíamos el llanto,
por todas partes nos sitiaba un muro de olas negras.
¿Iba a ser la Poesía
una solitaria columna de rocío?
Tenía que ser un relámpago perpetuo.

Mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;
mientras alguien mire el pan con envidia,
el trigo no podrá dormir;
mientras llueva sobre el pecho de los mendigos,
mi corazón no sonreirá.

Matad la tristeza, poetas.
Matemos a la tristeza con un palo.
No digáis el romance de los lirios.
Hay cosas más altas
que llorar amores perdidos:
el rumor de un pueblo que despierta
¡es más bello que el rocío!
El metal resplandeciente de su cólera
¡es más bello que la espuma!
Un Hombre Libre
¡es más puro que el diamante!

El poeta libertará al fuego
de su cárcel de ceniza.
El poeta encenderá la hoguera
donde se queme este mundo sombrío.

                                                                                                                                                   Las imprecaciones, 1955.

Nicolás Guillén

Poetas

 

Hay el poeta que escribe al rey o al duque,
y se dice su criado. Señor
(susurra levemente) y se prosterna
y le besa los pies.
Canta junto a la mesa de su amo
cubierta de manjares,
pero sabe que nunca podrá sentarse a ella.

Es el poeta feudal.
En algunos lugares viste anacrónicamente de frac.

Hay el poeta a quien la poesía
sirve para abogar por la injusticia.
Avanza en un auto serenamente móvil.
Puede sentar en la silla eléctrica
a sus amigos inocentes.
Es el poeta del gran signo $ sangriento
que cree que vamos a creerle que él se cree demócrata
porque va a todos los sitios en que se dice: Traje de calle.

Hay el poeta hecho al áspero tumulto ciudadano,
a la discusión en el sindicato,
al paso de las guerrillas,
y que habla el idioma simple y compañero
del que trabaja a su lado.
Como en la fábula clásica
es el dueño del fuego y la esperanza.
Sabe de palabras terribles, como la palabra
NAPALM
y ha visto las espaldas del pueblo lamidas por esas
lenguas del infierno; y la palabra
GUERRA
llena de estruendo y humo,
y la palabra
NIXON
que hiede como el agujero de una cloaca. Pero conoce
también palabras como
VIETNAM
PERÚ
CUBA
CHILE
BOLIVIA:
Esta última empapada en sangre fresca de estudiantes y
mineros; y por fin la palabra
VENGANZA
que traducida a la lengua general de nuestros pueblos quiere
decir
VICTORIA.

                                                La rueda dentada, 1972.

José Muchnik

 

La esencia de la poesía es encontrar las palabras y los silencios, los sonidos y los ritmos, para transmitir la emoción de una hoja que tiembla, tratar al mismo tiempo de condensar el lenguaje y de hacerlo estallar, como una gota de perfume cayendo sobre la superficie de las palabras, produciendo ondas y fragancias inesperadas. Por eso la poesía molesta, por eso el lenguaje poético se ve excluido del lenguaje político, económico, científico… 

Playa de Is Arutas, en Sardegna

Jorge Eduardo Eielson

No hay poesía hay solamente

 

Vida. Lo que pasa es que la gente

No sabe que la poesía

Es vida y sobre todo

Que la vida es poesía

Todo eso es viejo se dirá

Pero qué importa. Todo es también

Completamente nuevo

Todo es manzana cuando escribo

Y nada es banana

Si no me da la gana

Claribel Alegría

Ars poética

 

Yo,

poeta de oficio,

condenada tantas veces

a ser cuervo

jamás me cambiaría

por la Venus de Milo:

mientras reina en el Louvre

y se muere de tedio

y junta polvo

yo descubro el sol

todos los días

y entre valles

volcanes

y despojos de guerra

avizoro la tierra prometida.

Víctor Casaus

Los poemas

 

Por suerte sólo nacen
de esta rabia y este desconcierto
de este sudor imperceptible entre los dedos

sólo nacen de la furia y la nostalgia
de una mirada / que no está /
de un temblor / que se recuerda /
de unas ganas de cantar y de contar
cada segundo en la fiesta de la vida
 

por suerte sólo nacen
donde / como / cuando
deben nacer.
 

Donato Ndongo -idyogo

Guinea Ecuatorial - 1950

Cántico

 

Yo no quiero ser poeta
para cantar a África.
Yo no quiero ser poeta
para glosar lo negro.
Yo no quiero ser poeta así.

 

El poeta no es cantor de bellezas.
El poeta no luce la brillante piel negra.
El poeta, este poeta no tiene voz
para andares ondulantes de hermosas damas
de pelos rizados y caderas redondas.

 

El poeta llora su tierra
inmensa y pequeña
dura y frágil
luminosa y oscura
rica y pobre.

 

Este poeta tiene su mano atada
a las cadenas que atan a su gente.
Este poeta no siente nostalgia
de glorias pasadas.
Yo no canto al sexo exultante
que huele a jardín de rosas.
Yo no adoro labios gruesos
que saben a mango fresco.

 

Yo no pienso en la mujer encorvada
bajo su cesto cargado de leña
con un niño chupando la teta vacía.
Yo describo la triste historia
de un mundo poblado de blancos
negros
rojos y
amarillos
que saltan de charca en charca
sin hablarse ni mirarse.

 

El poeta llora a los muertos
que matan manos negras
en nombre de la Negritud.
Yo canto con mi pueblo
una vida pasada bajo el cacaotero
para que ellos merienden cho-co-la-te.

 

Si su pueblo está triste,
el poeta está triste.
Yo no soy poeta por voluntad divina.
El poeta es poeta por voluntad humana.

 

Yo no quiero la poesía
que solo deleita los oídos de los poetas.
Yo no quiero la poesía
que se lee en noches de vino tinto
y mujeres embelesadas.

 

Poesía, sí.
Poetas, sí.
Pero que sepan lo que es el hombre
y por qué sufre el hombre
y por qué gime el hombre.

                                     

 1974. En Antología de la literatura guineana, 1984

Ralph Emerson

 

“El lenguaje es poesía fosilizada.” 

 

Mourid Barghouti

Palestina

Interpretaciones

 

Un poeta está sentado en un café, escribiendo:

la anciana

cree que está escribiendo una carta a su madre,

la joven

cree que está escribiendo una carta a su novio,

el niño

cree que está dibujando,

el hombre de negocios

cree que está meditando una transacción,

el turista cree que está escribiendo una postal,

el empleado

cree que está calculando sus deudas,

el policía secreta

camina lentamente, hacia él.

Ralph Emerson, Mourid Barghouti, Claribel Alegría, Víctor Casaus, Donato Ndongo-idyogo, Eduardo Eielson 

Miguel Ángel Olivera

Uruguay

Poiésis

 

la poesía
es
uno
y
los demás
cantando juntos...

Ernesto Mejía Sánchez

Masaya, Nicaragua - 1923- 1985

Vita arsque poetica

 

Bautizo las palabras, 
pongo nombres a los nombres. Digo
la noche y significa una
paloma. Imagino el leopardo
y tus ojos lloran. Sufro la luz,
el día y gano la impureza.
Dibujo un rostro más ¡Dios
mío! sobre el tuyo. Escribir
un poema es como recordar
el futuro. Es engendrar un hijo
en la tumba. Grabo tu nombre
y se confunde con el mío.
Qué repentino padre soy
en el mismo instante. Qué
dios sobre este muro que
emborrono desde que nazco.
Éste es mi testamento, mi
bautismo, tu imagen y semejanza.

José Hierro

Madrid, 1922-2002

Teoría

 

Un instante vacío / de acción puede poblarse solamente / de nostalgia o de vino. / Hay quién lo llena de palabras vivas, / de poesía (acción / de espectros, vino con remordimientos).

 

Cuando la vida se detiene, se escribe lo pasado o lo imposible para que los demás vivan aquello que ya vivió (o que no vivió) el poeta. Él no puede dar vino, nostalgia a los demás: sólo palabras. Si les pudiese dar acción… La poesía es como el viento, o como el fuego, o como el mar. Hace vibrar árboles, ropas, abrasa espigas, hojas secas, acuna en su oleaje los objetos que duermen en la playa. La poesía es como el viento, o como el fuego, o como el mar: da apariencia de vida a lo inmóvil, a lo paralizado. Y el leño que arde, las conchas que las olas traen o llevan, el papel que arrebata el viento, destellan una vida momentánea entre dos inmovilidades. Pero los que están vivos, los henchidos de acción, los palpitantes de nostalgia o vino, esos… felices, bienaventurados, porque no necesitan las palabras, como el caballo corre, aunque no sople el viento, y vuelva la gaviota, aunque esté seco el mar, y el hambre llora, y canta, proyecta y edifica, aun sin el fuego.

Eduardo Espósito

Buenos Aires, Argentina - 1956

Puzzle

 

Un poeta pretende reconstruir

el rompecabezas del mundo

desgarrado por sus abuelos

 

No recuerda las coordenadas

(su propio lugar

dentro del juego)

 

Prueba una vez

Otra vez

Desiste

 

El rompecabezas

se insinúa incompleto.

Ángel Guinda

Hacia una poética

 

No siempre la claridad viene del cielo.
 

Escucha sólo tu música cuando cantes,
por oscura que sea y espinosa.
 

Que la luz te ensordezca,
que no te ciegue el ruido.
 

Y tu obra
sea más que tu vida,
porque te contramuera.

Gustavo Pereira

 

La palabra puede ser tierna, pero nunca inocente.- 

 

Jorge Boccanera

Argentina, 1952

Ensayo breve sobre la honestidad poética

 

No es que los poetas mientan.
Es que los mentirosos
quieren hacer poesía

Gerardo Diego

 

“Creer lo que no vimos, dicen que es la fe. Crear lo que nunca veremos, esto es la poesía.”- 

 

Pablo Neruda

Arte poética

 

Entre sombra y espacio, entre guarniciones y doncellas,

dotado de corazón singular y sueños funestos,

precipitadamente pálido, marchito en la frente

y con luto de viudo furioso por cada día de vida,

ay, para cada agua invisible que bebo soñolientamente

y de todo sonido que acojo temblando,

tengo la misma sed ausente y la misma fiebre fría

un oído que nace, una angustia indirecta,

como si llegaran ladrones o fantasmas,

y en una cáscara de extensión fija y profunda,

como un camarero humillado, como una campana un poco ronca,

como un espejo viejo, como un olor de casa sola

en la que los huéspedes entran de noche perdidamente ebrios,

y hay un olor de ropa tirada al suelo, y una ausencia de flores

- posiblemente de otro modo aún menos melancólico -

pero, la verdad, de pronto, el viento que azota mi pecho,

las noches de substancia infinita caídas en mi dormitorio,

el ruido de un día que arde con sacrificio

me piden lo profético que hay en mí, con melancolía

y un golpe de objetos que llaman sin ser respondidos

hay, y un movimiento sin tregua, y un nombre confuso. 

Cala Goloritze, Sardegna

Vicente Huidobro

 

Como especialista, tu primera especialidad, poeta, es ser humano,

integralmente humano.

No se trata de negar tu oficio, pero tu oficio es

oficio de hombre y no de flor.

Horacio

 

«Condenad todo poema que no ha sido depurado por muchos días de corrección...» 

Jorge Teillier

 

"La burguesía ha tratado de matar a la poesía, para luego coleccionarla como objeto de lujo."
 

Silvio Rodríguez

 

Poetizar, poetizar
ahora es poner junto a Vietnam
clara la acción.
Movilizar, movilizar
es la obra cumbre, el arte de hoy:
la perfección.

 

(de: Vietnam, arte poética)

Alfonso reyes

Arte poética

 

1

Asustadiza gracia del poema: 
flor temerosa, recatada en yema.

2

Y se cierra, como la sensitiva, 
si la llega a tocar la mano viva.

3

—Mano mejor que la mano de Orfeo, 
mano que la presumo y no la creo,

4

para traer la Eurídice dormida 
hasta la superficie de la vida.

Javier España

Arte poética

 

El río incontinente del dolor

se bifurca en el yo inabarcable, 

en arte de mí mismo, su escritura.

 

El culto presentido por la historia

es péndulo que rima el equilibrio: 

orden y caos asumen el lenguaje 

del verso sin palabra ni acertijo.

 

La razón es la sangre dividida. 

La antítesis del ser es el no ser: 

otredad en la herida del espejo.

Jaime Torres Bodet

Arte poética

 

Agosto endulza, inteligencia,

el grano en que el racimo al esbozarse piensa

y en gotas de ámbar lúcido condensa

el frenesí del cielo meridiano.

 

Lo que de la mirada hasta la mano

tarda la sed en consumar su ofensa

te deja recibir, uva indefensa,

el último derroche del verano.

 

Ay, pero entre los dedos transparentes

con que la asiduidad de la caricia

para una sabia copa te resume

 

¿de qué azúcar sincero te arrepientes,

tú, que la lentitud vuelves delicia,

arte el sabor y crítica el perfume?

fiordo en Baunei, Sardegna

Thiago de Melo

 

Faço poemas como quem faz amor.
                                                                

Lido de Orrí, Sardegna

Roberto Retamar

 

“Esto tienen de bueno los poetas,

Que han dicho lo que uno quería decir.”

Cala Mariolu, Sardegna

Otto René Castillo

 

Yo me quedaré ciego para

que tengas ojos.
Yo me quedaré sin voz

para que tú cantes.

Cardedu, Sardegna

Blas de Otero

 

si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Las seis grutas, Ogliastra, Sardegna

Jorge Tellier, Javier España, Eduardo Espósito, Carlos Montemayor, Alfonso Reyes, José Asunción Silva.

Carlos Montemayor

Arte poética

 

Cuando mi hijo come fruta, o bebe agua, o se baña en un río,
sólo dice que come fruta, o bebe agua, o que se baña en el río.
Por eso ríe cuando leo mis poemas.
No comprende aún tantas palabras.
No comprende aún que las palabras no son las cosas.
Que en un poema quiero decir lo que nos rebasa a cada paso:
la ira entre quincenas y casas prestadas y ropas que envejecen;
la esperanza entre deudas y calles compartidas con días monótonos
y con mañanas cuya única dulzura es el agua que nos baña;
la honra entre empleos temporales y amigos deshonrados;
la rapiña entre diarios y oficinas públicas;
la vida que nos abre los brazos para tomar
a un lado la noche de las lluvias
y en otro los días de las desdichas.
Mas cierta vez, comiendo un persimonio de mi pueblo
dijo sin darse cuenta que sabía como a durazno y ciruela.
Porque desconocía esa fruta
no dijo lo que era, sino cómo era.
No comprende aún que así hablo yo,
que trato de comprender lo que desconozco
y que intento decirlo a pesar de todo,
como si ignorar fuese también una forma de comprender,
como si siempre recordara que la vida no es una frase, ni un nombre,
ni un verso que todos entienden.
Es, a mi modo, como decir,
que bebo agua, o como una fruta, o que me baño en un río.

José Asunción Silva

Ars

 

El verso es vaso santo; poned en él tan sólo

Un pensamiento puro,

 

En cuyo fondo bullan hirvientes las imágenes

como burbujas de oro de un viejo vino oscuro!

 

Allí verted las flores que la continua lucha,

Ajó del mundo frío,

 

Recuerdos deliciosos de tiempos que no vuelven,

y nardos empapados en gotas de rocío.

 

Para que la existencia mísera se embalsame

Cual de una ciencia ignota,

Quemándose en el fuego del alma enternecida

De aquel supremo bálsamo, ¡basta una sola gota!

 

San Agustín

 

“La poesía es el vino del diablo”. 

Federico García Lorca

 

“La poesía es algo que anda en la calle.”

Jorge Enrique Adoum

Arte Poética

 

Yo no me atrevería hablar de mi trabajo por las razones que voy a dar aquí expresamente. Si yo considero que la poesía es esto que voy a decir, y considero que el trabajo del escritor es lo que yo voy a decir aquí, no creo que me toque a mí ver si se cumple todo eso en lo que he escrito y publicado hasta hoy.

 

Confieso que jamás se me ocurrió, o debería decir jamás me atreví a definir la poesía. Como podría fijar con claridad, exactitud y precisión la significación de esa palabra, ni la naturaleza (que eso es definir) de la poesía, si es inasible como el aire e indefinible; ni como tratar de explicar con la desvalida lógica de los conceptos algo que impone su propia lógica, una lógica de las imágenes.

 

El ciudadano practico, lógico, útil, ciudadano de la república de Platón (donde no tenían entrada los poetas), que como el personaje de Moliére no sabía que hablaba en prosa, podía hacer objeciones (si leyera): le diría a Quevedo que las cenizas de los huesos jamás tendrán sentido, a Rimbaud que las vocales no tienen colores, a Vallejo que no hay zapato derecho que sea un trono y que a nadie asusta los lápices sin punta, a Neruda que ninguna flor sube desde el hueso destruido, a Escudero que ninguna braza inventa su geometría, a Miguel Hernández que no se puede escarbar la tierra con los dientes, a Cesar Dávila Andrade que no existen cristos que hagan el amor sobre cuatro estacas. Y no conozco recopilación alguna de los numerosos textos sobre “arte poética” que se han escrito, tratando mas bien de explicar una actitud, de dar una versión o testimonio, casi justificación o pedido de perdón por haberse atrevido y menos aun una recopilación de las definiciones que  habrían dado los poetas, algunas de ellas antes de que comenzara a escribirse la primera historia de la humanidad y los filósofos.

 

La poesía existió antes que la literatura y también fuera de ella. Estuvo y todavía está allí: en una flor, en los atardeceres junto al mar o una muchacha, en la fiesta del cuerpo o en la anatomía del dolor, en la hazaña individual o colectiva que quiere a golpes de palabras y de actos inventar el futuro de todos, estuvo y está donde se posan el misterio, lo inimaginable y la humilde aspiración a ser feliz o la renunciación a la felicidad; esa fue la materia de los primeros cantos particularmente de la epopeya. Con frecuencia he recordado a Paul Éluard que decía: si preguntas a un campesino griego que es un poeta dirá ese que canta, pero si le preguntas en occidente a un campesino e incluso a un hombre culto de la ciudad dirá uno que escribe versos. Y puesto que la voz sale de la misma caverna que la poesía acordada con ella como un instrumento escribirla resulta una aberración cuyo origen no se bien en que lugar o época situar a sabiendas de que lo cometemos.  La poesía popular allí donde vive se ha ido transformando en canción.

 

Obligado por una entrevista a responder a la pregunta: ¿De cuál de los sentidos era esencial a la poesía? Recordando a Homero y Borges deduzco que el poeta ciego puede ver por dentro la parcela del mundo que le toco acarrear pero no hemos sabido de la existencia de poetas mudos, se me ocurre ahora que el amor y la poesía no pueden expresarse sin la voz. Los conquistadores forjando la lengua al nombrar las cosas, de ahí que Eliot dijera que: “las palabras del año pasado corresponden al año pasado y las del año próximo esperan otra voz”. Ellos los pueblos han inventado y renovado la lengua y los lenguajes y el poeta descubre su abundancia y la riqueza de sus vacios que es preciso llenar con la necesidad de decir y escuchar igual que esa declaración de amor repetida a diario, varias  veces, siempre, como las dos palabras de ese telegrama que la amante exige para vivir.

 

A menudo he asociado la poesía amatoria a la de intención política: tienen como una carta un destinatario y un remitente conocidos y ambos se conforman a menudo con silabas bobas, como los diálogos de adolescentes en el cine, aun cuando recurran para entenderse mejor a las letras de mano. De la pasión que ha empujado a lo largo de la historia ese alud de voces y de cantos, puede pasar al ridículo cuando la carta cae en manos de otra persona a la que no esta destinada y que, peor aun ni siquiera esta enamorada. Tal es el peligro de un texto dictado por reacciones viscerales sin la elaboración que supone para existir, la poesía, que como se sabe no está hecha de la espontaneidad de los sentimientos sino del difícil rigor de las palabras.

 

La poesía es en esencia y por definición subversiva, no está conforme con la realidad, no la acepta, la denuncia y rechaza por prosaica y torpe y en su lugar propone otra que la sustituya, incluso en las situaciones mas sombrías. Cesare Pavese en su oscura oficina deja constancia de que trabajar cansa y afirma vendrá la muerte y tendrá tus ojos, antes de suicidarse. Constantin Kavafis en su escritorio de ministerio de riegos de Egipto es capaz de recrear a Dionisios y Aquiles, a los Tolomeos y nerón y de exaltar otros cuerpos de varón en tabernas y burdeles. Fernando Pesoa ha de trabajar en un anuario indicador sintético por nombres y cualesquier otras clasificaciones consultable en cualquier lengua mientras sueña con establecerse como astrólogo y le es necesario ser cuatro actores diferentes para gritar a coro su desgarradura.

 

La poesía es también o ante todo una forma del conocimiento cercana a la filosofía y según Valéry a las matemáticas pese a ser en gran parte intuitiva; de ahí su tendencia a ver las cosas ocultas tras las cosas y las imágenes, o sea la predilección por el misterio y el milagro como única forma de rehacer la realidad ya desprestigiada, que deja de interesar una vez realizado.

 

El sueño mas antiguo mas absurdo lindante con la locura y el mas tenaz de la humanidad fue el de volar pero nadie escribió un poema a la altura de ese anhelo y ese milagro, al avión, apenas fue citado de paso en alguna obra futurista a la maquina y no sucede aun el milagro de  la historia por el cual la miseria y la injusticia desaparecerán de la faz de la tierra.

La poesía no es en si un género literario sino un grado de excelencia de las cosas, yo he oído en el lenguaje popular decir del cuerpo de una muchacha e incluso de un plato de comida que eran un poema. El poeta percibe y comunica la maravilla; el poema encierra una belleza suma dada por la profundidad del sentimiento estético, la altura de la imagen y la capacidad de resumirlas en silabas que suenan gracias al descubrimiento de los secretos que toda  lengua guarda en sus recodos, de ahí que rechace la falsa y errónea apreciación de aficionados, según la cual podían establecerse niveles y categorías de calidad de la poesía o de los poetas, si esos son sus elementos la poesía está o no en un texto de modo absoluto y si está no cabe juicios de valor ni adjetivos calificativos.

 

Con frecuencia, incluso hoy día suele oponerse la poesía a la prosa y como en un juego de espejos Baudelaire llegó a escribir poemas en prosa, mientras que, tiempos después cierta critica pretendió condenar por prosaica la poesía torrencial de Baudelaire por haberse liberado de la rima, como quien despide a una sirvienta, al fin y al cabo eso fue y no ama, sirvió a la música no a la imagen, sirvió que para muchos, pobres, creyeran que era por sí sola la poesía. No es la poesía lo que se opone a la prosa como forma sino el verso porque no puede concebirse una gran novela o ensayo sin una carga poética fácil de percibir aún cuando fuera en un solo párrafo y no es preciso ir hasta Proust de uno en uno para comprobarlo, mas cerca de nosotras están, por ejemplo, Juan Rulfo y Octavio Paz.

 

Pero hay también otro tipo de poesía de la que me ha tocado conocer curiosas formas, en una suerte de competición por un trofeo de popularidad o éxito ante un público, para el cual un poeta diciendo un poema constituye un espectáculo. Alguna vez conté de un italiano que bailando en un solo pie y golpeándose el pecho interpretaba su “poema para caja torácica y micrófono” , le pregunté si había un cassette con su ejecución imposible de leer, dijo que pronto estaría disponible, añadí que seria necesario también un video, le pareció una magnifica idea. Un poeta africano descomunal que desnudo hasta una inmensa barriga, cantaba su poema pintando un cuadro enorme que no terminaría sino dos días después ya sin publico. Una poetisa francesa que mientras leía su poema, hacia que la traductora distribuyera globos y serpentinas para que se los arrojaran con y como aplausos al final de su prestación. Un poeta japonés que tras imitar el ladrido y el maullido de los perros y los gatos en Japón, preguntaba al publico, que respondía a coro ¿cómo ladran y maúllan los perros y los gatos en Colombia? Un poeta uruguayo que pedía a los asistentes corear una a una las vocales formando olas, como los graderíos del estadio en un partido de fútbol y ese era su poema. Una poetisa norteamericana que decía su texto sentada en el suelo y levantada la falda hasta la cintura, en un espectáculo de infinita tristeza anatómica, lanzando al público preservativos sin siquiera acompañarlos de unas instrucciones para su uso, que habría sido mas divertido; y luego de ello algunos íbamos hasta el micrófono con nuestra hoja de papel o nuestro libro creyendo todavía, anticuados, obsoletos, ingenuos que la poesía era un texto literario, es obvio que los organizadores de esos festivales no pueden someter a sus invitados a un denigrante examen de poesía, por el contrario, acogen complacidas esas originales muestras del quehacer poético. Hay quienes deben hacerlo en otros ordenes como cuando Hermeto Pascoal de Brasil interpreta su música con cochinillo tirando  de las orejas o del rabo al animalito que sostiene en su brazo, dije que frente a esas formas nuevas, solo cabe pregonar como en cualquier monarquía absoluta: “la poesía ha muerto, viva la poesía”. Pero si sigue siendo testimonio de quien fue despellejado por la realidad y habla en nombre de otras victimas y en su propio lenguaje, si logra advertir como está hecha esa realidad y como podría ser gracias a las voces del poeta y otros subversivos, si es también confesión individual y colectiva (dentro del confesionario está el mundo),  de todos cuantos no habían podido hablar, si atraviesa el misterio sin mas fe que las palabras y las creencias en el porvenir, si propugna la solidaridad y el amor pese al prójimo como comportamiento, no hallo definición ni mas justa ni mas bella que la de Luis Cardoza y Aragón: “la poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre” , quizás me aferro a ella por la necesidad que el ser humano tiene hoy día de comprobarse que existe pese a todo cuanto le han hecho, pese a todo cuanto se lastima a si mismo o sea que me aferro a ella entendiendo la poesía como la abolición de la muerte.

Jorge Ariel Madrazo

Ars poetica II

 

Un poema no es un logaritmo ni una logorrea.

Un poema alude a lo específico-real, sea un mar no existente, el unicornio azul que se oculta -como es sabido- en el jardín de tu tía anciana, o los ojos de Ella atravesados por la música, o la lluvia que sucede en el pasado o bien un adiós inteligente de los dos. Pero, por favor, basta de palabras que sólo remiten a palabras y éstas a otras palabras.y otras palabras. Aunque sean líricas y prestigiosas.

María Teresa Andruetto

 

Los escritores trabajamos con un material prestado, la lengua. Creo que en los mejores escritores, en los momentos más luminosos de esos escritores, quien escribe es una sociedad, un pueblo. Las voces de los otros, haciendo eco en un hombre, una mujer, que toma esas voces y las devuelve enriquecidas al lugar de origen.

Milan Kundera

 

“La imagen fantástica que has depositado en el poema ¿puede haber sido el resultado de tus meditaciones? De ninguna manera: se te ocurrió de repente, inesperadamente; el autor de esa imagen no eres tú, sino mas bien alguien dentro de ti; alguien que hace poesía dentro de ti. Ese alguien que hace poesía es la poderosa corriente del inconsciente que atraviesa a cada hombre; no es ningún mérito tuyo particular el que esta corriente, dentro de la cual todos somos iguales, te haya elegido a ti como instrumento.”

“La vida está en otra parte”:

rubén vedovaldi

 

¿qué buscamos arriba 
que no venga de abajo? 

¿qué buscamos afuera 
que no venga de adentro? 

nada somos 
que no hayan hecho otros 

César Bisso

Invención

 

La palabra

se destempla,

excede,

acecha en silencio.

 

La palabra

inventa

el espacio.

 

Y la voz

del poema

perdura y adolece.

Gary Snyder, Jorge Madrazo, María Teresa Andruetto, Otto René Castillo, Milan Kundera, Rubén Vedovaldi,  Blas de Otero, Juan L. Ortíz.

Gary Snyder

Lo que debes saber para ser poeta

 

todo lo que puedas sobre los animales como personas.

los nombres de árboles y flores y malas hierbas.

nombres de estrellas, y los movimientos de los planetas

                                                                                 y la luna.

 

tus seis sentidos, con una mente alerta y elegante.

 

por lo menos una clase de magia tradicional:

adivinación, astrología, el libro de los cambios, el tarot;

 

sueños

los demonios ilusorios y los resplandecientes dioses ilusorios;

 

besar el culo del diablo y comer mierda;

joder con su verga peluda y rijosa

joder con la bruja,

 

y con los ángeles celestiales

                                        y las doncellas perfumadas y doradas--

 

y luego amar lo humano: esposas y amigos.

 

juegos infantiles, historietas, goma de mascar,

y lo extraño de la televisión y los anuncios.

 

trabajar, largas horas áridas de trabajo insípido y aceptado

y vivido y amado finalmente.

Agotamiento,

                        hambre, descanso.

 

la libertad loca de la danza, éxtasis

 

el peligro real.

                        la apuesta.

                                          el borde de la muerte.

Juan L. Ortiz

Ah, mis amigos, habláis de rimas

 

Ah, mis amigos, habláis de rimas

y habláis finamente de los crecimientos libres...

en la seda fantástica que os dan las hadas de los leños

con sus suplicios de tísicas

sobresaltadas

de alas...

Pero habéis pensado

que el otro cuerpo de la poesía está también allá, en el Junio

de crecida,

desnudo casi bajo las agujas del cielo?

Qué haríais vosotros, decid, sin ese cuerpo

del que el vuestro, si frágil y si herido, vive desde "la división",

despedido del "espíritu", él, que sostiene oscuramente sus juegos

con el pan que él amasa y que debe recibir a veces

en un insulto de piedra?

Habéis pensado, mis amigos,

que es una red de sangre la que os salva del vacío,

en el tejido de todos los días, bajo los metales del aire,

esas manos sin nada al fin como las ramas de Junio,

a no ser una escritura de vidrio?

Oh, yo sé que buscáis desde el principio el secreto de la tierra,

y que os arrojáis al fuego, muchas veces, para encontrar el secreto...

Y sé que a veces halláis la melodía más difícil

que duerme en aquellos que mueren de silencio,

corridos por el padre río, ahora, hacia las tiendas del viento...

Pero cuidado, mis amigos, con envolveros en la seda de la poesía

igual que en un capullo...

No olvidéis que la poesía,

si la pura sensitiva o la ineludible sensitiva,

es asimismo, o acaso sobre todo, la intemperie sin fin,

cruzada o crucificada, si queréis, por los llamados sin fin

y tendida humildemente, humildemente, para el invento del amor...

 

*De las raíces y del cielo, 1958.

Adam Zagajewski

 

Los poemas contienen ideas, no sólo imágenes. No se trata de que sean ideas filosóficas, pero los poemas sin ideas resultan aburridos.

Mario Trejo

Se acabó la poesía

 

Desnuda está la página

Yo la miro y me acerco

Y a cada paso pienso

Se acabó la poesía

 

Ay qué distancia enorme

De la voz a las cosas

La que va de una boca

A un perro que se vuelve

A un adiós que nos toca

 

Salvar en las palabras

Lo perdido en la rosa

Correr todos los riesgos

Desastres y victorias

Locos y lenguaraces

Lenguas que me enamoran

 

Elijo este castillo

Palabras como manos

Para tocar las nalgas

Y acomodar la silla

 

Raramente saldré

Y sólo por leones

Me digo que soy libre

Digo tigres de África

 

Llamar y ser llamado

El resto poco importa

Los labios de esta herida

Habrán de hacer las paces

Jorge Ariel Madrazo

¿Poeta?

 

Mientras el viejo poeta celebra con un simposio su nuevo libro,

lejos de allí la poesía se divierte como loca haciendo jueguitos con su pelota de trapo

Aldo Pellegrini

 

“Hacer una antología que represente a los verdaderos creadores no es nada fácil. La mayoría de las antologías configuran un cementerio de la poesía. En general se re­suelve el problema incluyendo por un lado a los amigos y por el otro a los poetas que tienen éxito. En la mayoría de los casos, ni de unos ni de otros queda, con el tiempo, nada, con lo que resulta ampliamente cumplida su función de cementerio.” (...)

prólogo de la Antología de la poesía viva latinoamericana - 

George Steiner

 

“Los maestros del discurso poético pueden llevar a la luz de la palabra articulada las solicitaciones de lo misterioso, de lo extrasensorial, de lo alucinatorio y de lo hipnótico en la medida de que estos elementos son una parte integrante del tenebroso desarrollo de la sintaxis y las percepciones humanas.

Los verdaderos poetas o dramaturgos abrirán las puertas del discurso a oscuridades verdaderamente significativas, pero nos dejan la libertad de dudar de sus hallazgos o de traducirlos en un registro racional, explicativo.”

 

( Una poética y una filosofía de la lectura)

 

Silvia Barei, Roberto F. Retamar, Niels Hav, Adam Zagajewski, César Bisso, Mario Trejo, Thiago de Merlo, Jorge Steiner, Aldo Pellegrini.

Silvia Barei

Córdoba, Argentina

Oficio

 

Todas las voces son náufragos de mi voz.

 

Caen en el vacío del papel

y no han encontrado nunca el milagroso punto justo

                                        entre la palabra y la piel.

 

En este tajo blanco

                            solo un nombre está en vela

un nombre  siempre otro

                             un tatuaje

                            en la piel del poema

Niels Hav

Dinamarca

En defensa de los poetas

 

¿Qué hacer con los poetas?
La vida los maltrata
se ven tan lastimeros vestidos de negro
con la piel azulosa de sus borrascas interiores.
 

La poesía es una horrible enfermedad
los infectados deambulan quejándose
sus gritos contaminan la atmósfera como escapes

de estaciones atómicas de la mente. Es algo tan sicótico.
La poesía es un tirano
desvela por las noche y deshace matrimonios
arrastra a la gente en mitad del invierno a desoladas cabañas
donde permanecen ateridos, con sus orejeras y gruesas bufandas.
¡Imagínense qué tortura!
 

La poesía es una plaga
peor que la gonorrea, una abonimación terrible.
Pero consideren a los poetas, no es fácil para ellos.
Trátenlos con paciencia.
Son histéricos como si estuvieran embarazados de gemelos
crujen los dientes cuando duermen, comen tierra

y hierba. Se pasan horas en medio del viento ululante
atormentados por asombrosas metáforas.
Todos los días son sagrados para ellos.
 

Oh, por favor, apiádense de los poetas
son sordos y ciegos
ayúdenlos a cruzar las calles por donde van dando tumbos
con su invisible impedimento:

recordando toda suerte de cosas. De vez en cuando
uno se detiene a escuchar una sirena distante.
Sean considerados con ellos.
 

Los poetas son como niños locos
expulsados de su casa por toda la familia.
Rueguen por ellos;

han nacido tristes
-sus madres lloraron por ellos
acudieron a médicos y abogados - hasta que
tuvieron que darse por vencidas
por temor a perder la cabeza.
¡Oh, lloren por los poetas!
 

No tienen salvación.
Infectados de poesía como leprosos secretos
están presos en su mundo fantasioso.

Un asqueroso barrio lleno de demonios
y fantasmas vengativos
 

Cuando un claro día de verano, de sol radiante,
vean a un pobre poeta
salir tambaleante de su edificio
pálido, como un cadáver
y desfigurado por las especulaciones
¡Acérquense a auxiliarlo!
 

Amárrenle los cordones de los zapatos
llévenlo hasta el parque
y ayúdenlo a sentarse en un banco al sol.
Cántenle un poquito
cómprenle un helado y háganle un cuento
para que no se sienta tan triste.
¡Está completamente arruinado por la poesía!
                                                                                                                 Traducido al español por Orlando Alomá

Yves Bonnefoy

 

"La poesía hace que pasemos del espíritu de posesión, impulsor de equívocos y guerra, al deseo de participación simple y directa en el mundo." 

Rubén Vedovaldi

 

La mayor parte de la POESÍA no es escrita ni oral. 
Toda la poesía editada es apenas una cita de la otra, la indecible.

Ángel González

Oviedo, España- 1925 -2008

Poética N.º 4

 

Poesía eres tú,

dijo un poeta

—y esa vez era cierto—

mirando al Diccionario de la Lengua.

Rafael Alberti

Cádiz, España, 1902-1999

Retorno de la invariable poesía

 

¡Oh poesía hermosa, fuerte y dulce,

mi solo mar al fin, que siempre vuelve!

¿Cómo vas a dejarme, cómo un día

puede, ciego, pensar en tu abandono?

 

Tú eres lo que me queda, lo que tuve,

desde que abrí a la luz, sin comprenderlo.

Fiel en la dicha, fiel en la desgracia,

de tu mano en la paz,

y en el estruendo triste

de la sangre y la guerra, de tu mano.

 

Yo dormía en las hojas, yo jugaba

por las arenas verdes de los ríos

subiendo a las veletas de las torres

y a la nevada luna mis trineos.

Y eran tus alas invisibles, era

su soplo grácil quien me conducía.

 

¿Quién tocó con sus ojos los colores,

quién a las líneas contagió su aire,

y quién, cuando el amor, puso en su flecha

un murmullo de fuentes y palomas?

Luego, el horror, la vida en el espanto,

la juventud ardiendo en sacrificio.

¿Qué sin ti el héroe, qué su pobre muerte

sin el súbito halo de relámpagos

con que tú lo coronas e iluminas?

 

¡Oh, hermana de verdad, oh compañera,

conmigo, desterrada,

conmigo, golpeado y alabado,

conmigo, perseguido;

en la vacilación, firme, segura,

en la firmeza, animadora, alegre,

buena en el oído necesario, buena

y hasta feliz en la melancolía!

¿Qué no voy a esperar de ti en lo que me falte

de júbilo o tormento? ¿Qué no voy

a recibir de ti, di, que no sea

sino para salvarme, alzarme, conferirme?

Me matarán quizás y tú serás mi vida,

viviré más que nunca y no serás mi muerte.

Porque por ti yo he sido, yo soy música,

de los juncos, vocablo de la mar, estribillo

de las más simples cigarras populares.

Porque por ti soy tú y seré por ti sólo

lo que fuiste y serás para siempre en el tiempo.

Alicia Grinbank

Taller -Tallar

 

Es ante la piedra brutal de la palabra que el escribiente se enfrenta. Emoción en su espíritu, necesidad,  pensamiento y sentimiento en estado de latencia.  Observa la piedra, la rodea, la acecha pero no encuentra forma aún, ni enunciado, ni letra. Teme que llegue la noche y ya no distinga ni el aliento diurno que se animaba ante ella. Obstinado, el escribiente balbucea un sinsentido, roza, se estremece ante la materia inerte. Finalmente el primer trazo corrompe y lentamente  la dureza de lo inanimado cede: el escribiente  sabe que pocas cosas son inalcanzables, y menos lo será  el lenguaje que acuna desde el nacer.

Con lentitud y  torpeza talla en tinieblas, se lastima, hunde, y ya no es sólo una línea : aparecen espacios, volumen , luz. Aparece un eco en esa piedra, un canto. Talla ahora la criatura con ahínco y  fe;  de pronto percibe, entre el sudor y las lágrimas, que ya no es sólo  mineral la  piedra: ahora es marina, animal, y vibra en el papel como una fierecilla domada.  El escribiente toma distancia de su talla y la contempla.

Lee en ella lo que en su alma era jeroglífico, lo que años tardó en decir, lo inefable ya develado merced a su tallar infatigable.           

Horacio Castillo

Arte poética
 

Soltar la lengua, de manera que no trabe el producto
que viene desde adentro, impulsado
por una fuerza superior
y el hábil juego de riñón y diafragma;
insistir presionando los músculos
como para expulsar
un caballo o un cíclope;
repetir el procedimiento
provocándolo inclusive con los dedos
o una materia acre,
hasta quedar vacío, sólo reseca piel,
odre para colgar del primer árbol,
extenuada matriz de lo volátil, acaso de la luz.

Fernando Itúrburu

Guayaquil, Ecuador - 1960

 

los poetas escriben
para conquistar el amor de una muchacha
para explicar los misterios de la vida o de los sueños
y si el tiempo es benigno
ser nombrados por los siglos
sólo tú escribes para la alabanza pública

Raoul Vaneigem

 

"La poesía es la organización de la espontaneidad creadora en tanto que la prolonga en el mundo. La poesía es el acto que engendra realidades nuevas. Es la realización de la teoría radical, el gesto revolucionario por excelencia"
 (1967)

 

Manuel Scorza

 

Mientras alguien padezca,
la rosa no podrá ser bella;

Giosué Carducci

 

“Odio la poesía al uso”.

José Muchnik

 

En nuestra época una de las más altas perspectivas del espíritu es la recomposición o la recuperación de la unidad del hombre a través de la poesía. Desde este punto de vista, pensar y sentir son una sola y misma cosa, como la inteligencia y el amor, la acción y la contemplación. […] El destino del poeta moderno es reunir el pensamiento, la imaginación, el amor, la creación. […] Porque la poesía es el mayor realismo posible, en su tentativa de unir al hombre dividido y fracturado, fundando los elementos dispersos en un todo” 

Octavio Paz

 

“La mirada que se mira, el saber que se sabe saber, es el atributo (la condenación sería más justo decir) del poeta moderno.”- 

Theodor Adorno

 

“Después de Auschwitz no hay lugar para la poesía.”- 

Alberto Girri

Arte poética

 

Un elemento de controversia

que nos lleve a lo paradojal

tras cada línea, cada pausa;

la ambigüedad a expensas de la convención.

 

Una premisa constante, la duda,

indagando en la realidad,

buscándola fuera del contexto;

la materia a expensas del lenguaje.

 

Una síntesis intransferible y bella

con ánimos, bestias, escrituras,

profanados sub specie aeternitatis;

la imaginería a expensas de tormentos.

 

Una teología creadora de objetos

que se negarán a ser hostiles a Dios.

José Gorostiza

 

En mi propia casa como en la ajena, he creído sentir que la poesía, al penetrar en la palabra, la descompone, la abre como un capullo a todos los matices de significación.

Aristoteles

 

Es evidente, a partir de lo que se ha dicho, que relatar lo que ha sucedido no es el trabajo del poeta, sino contar lo que podría haber sucedido, lo posible según la verosimilitud o lo necesario. Pues el historiador y el poeta no se diferencian por expresarse en prosa o en verso […sino] en decir uno lo que ha sucedido, y el otro lo que podría suceder.   

 

Ives Bonnefoy, Horacio Castillo, Manuel Scorza, Fernando Iturburu, Giosué Carducci, Ángel González, Raoul Vaneigem

José Gorostiza, Theodor Adorno, Alberto Girri

Perde pera, Cardedu, Ogliastra, Sardegna

José Lezama Lima

 

La poesía es un caracol nocturno en un triángulo de agua.      

 

John Keats

 

Si la poesía no nace espontáneamente como la hoja de un árbol, es mejor que no nazca de ningún modo.       

 

Jorge Riechmann

Poesía social

 

«Arte es sensibilidad para lo necesario», escribió Valle. De aquí ya no podemos retroceder.

 

¿Poesía política? El problema puede abordarse a dos niveles:

 

(1) En la sociedad de clases, y en un mundo donde coexisten la plétora y el exterminio, toda poesía es política; todo poema toma posición (voluntaria o involuntariamente, por acción o por omisión) dentro de las luchas, los horrores y las esperanzas de su tiempo. Sólo en una sociedad sin explotación ni opresión podremos -quizá- comenzar a escribir poesía no política.

 

(2) La consideración anterior no pretende minimizar la distancia que media entre una canción de amor y un poema escrito contra la criminal multinacional del petróleo EXXON. Aquí mi respuesta sería: un poeta con dominio de su oficio. Con sangre (en lugar de horchata) en las venas y con un mínimo de decencia tendría que escribir ambos poemas -la canción de amor y la diatriba contra EXXON-. Ambos son necesarios. El poeta, como buen buzo, tiene que saber sumergirse a profundidades diferentes. Ni hay que reaccionar espasmódicamente frente a las propuestas que subrayan el valor de uso de la lírica, ni que tener miedo a los senderos difíciles por donde el explorador se aventura en soledad.


Lo repetiré: el poeta no es un sacerdote, es un productor. Parafraseando a Godard: no se trata de escribir poesía política, sino escribir políticamente poesía.

Nota al pie de página para cada poema: «Y mientras se escribía esto, muchos eran torturados. Y mientras se escribía esto, muchos carecían de amor. Y mientras se escribía esto, muchos morían de hambre».

Concibo la poesía -más y más cada día que pasa- como una faena de resistencia.

 

No ofrecer imágenes de reconciliación, sino enconar la herida de ser hombre.

Todo se decide en ese instante durante el cual depende de ti ser ascua viva o ceniza de la extinción.

¿Para qué escribir? Para que quede dicho. Nuestro dolor, nuestra cólera, nuestro desconsuelo y -desde la actitud del resistente- quizá nuestra esperanza.

 

La poesía es una propuesta de fuga. Propone una evasión de la falsificación de la existencia hacia un extrañamiento en la realidad. Es implacable, tiene poca paciencia, se compromete, no acepta compromisos.

 

«Crear cultura». ¿Seguir produciendo deleitosos cosquilleos anímicos para el bienestar de los noventa y nueve mandarines? ¿Seguir cultivando el despiojamiento intelectual dentro de las jaulas del parque de fieras -facultades de humanidades, tertulias, pequeñas editoriales- que magnanimamente ponen a nuestra disposición los amos?

 

A lo largo de tu vida te encontrarás una y mil veces en la tesitura siguiente: para conseguir una meta grande, pequeña o minúscula -la victoria de la Revolución, el acceso al Funcionarido, la buena marcha de la Empresa, conseguir un puesto de Trabajo, el fortalecimiento de la OTAN- se te conmina a que renuncies a tu humanidad, niegues tu dignidad de ser humano, des la espalda a esa porción de belleza y bondad que habías decidio intentar hacer tuya.
Y la distancia entre encanallamiento y dignidad humana es la que media entre un sí y un no.

 

Si dejamos de escribir poemas después de Auschwitz, cabe preguntarse si no consistirá precisamente en eso el definitivo triunfo de Auschwitz.

 

(Y por otra parte estamos ya mucho más allá. Eso sí, con exquisito envoltorio: «toda la vieja mierda» adecentada por las más posmodernas mercadotecnias. Bomba de neutrones, guerra nuclear limitada, terrorismo de estado para machacar sin contemplaciones a quienes osan dejar de marcar el paso, parados pintando 450 muñecas por 450 pesetas, la guerra es la paz, la humillación es la libertad, la plutocracia es la democracia, la explotación es la justicia, el encanallamiento es el honor. Encanallamiento: el producto que produce superabundantemente la tan celebrada productividad del capitalismo tardío. Nos lo tragamos todo sin rechistar).

 

Seguir escribiendo poemas mientras nos quede una brizna de aliento sin tronchar y sigamos viendo amapolas en los trigales.

Raúl Gustavo Aguirre

 

Algunos poetas me hacen llegar
sus libros, sus cartas, sus biografías
y fotografías,
las nóminas de sus distinciones,
las fotocopias de sus declaraciones
y sus poemas inéditos.
Y yo me digo: "qué tengo que ver
con estos poetas productivos,
eficaces y dinámicos,
tan descollantes de personalidad,
tan seguros de sí, tan convencidos
de haber encontrado las palabras
y las claves definitivas?
¿Y qué tengo que ver con esos
otros, los nostálgicos, los que se
jactan de sus penas y me endosan sus importantes fracasos?
¿Y qué con esos otros que vociferan sus amores
y se abrazan en público con sus mujeres y sus
hombres, con sus ciudades, sus consignas, sus banderas y sus dioses?
¿Qué tengo yo que ver con esos poetas,
yo que soy tartamudo,
yo que estoy aterrado,
yo que perdí mis señas
y no tengo camino ni memoria
y apenas sobrevivo?

Alfredo Lavergne

 

Sin el prodigio deseo de mi vena
Sin la cualidad del ópalo
Sin la terapia que divide el don
Sin el pretendido purismo
Sin contar que amo mis manos
Sin denunciar que el hombre nos castiga
O que anoche escribí pateando una tapa.
Que no era primavera Que no había luna
Y que me he encontrado con la forma y el tema
Que nada pretenden.
 

Petrarca

 

“La misión del poeta es fingir, es decir, componer y adornar, e iluminar con colores artificiales la verdad de las cosas, ya sean mortales, o naturales o de cualquier otro tipo, y cubrirla con un velo de embellecedora ficción, de modo que una vez disuelto este, la verdad luzca, tanto más agradable cuanto más difícil sea de buscar”.

Adam Zagajewski

 

Creo que cuando escribes poemas estás sobre todo interesado en la continuidad de la vida, y la vida anterior a tu llegada a este mundo es también tan interesante para ti como la vida de la que eres testigo presencial. Pero entonces interviene la imaginación, que es algo también alimentado por la memoria, y que cuenta con esta suerte de energía, de lo nuevo, de lo inesperado. Se puede pensar que la imaginación es lo contrario de la memoria, porque está creado ex nihilo [de la nada, desde la nada]. Pero no es así, porque siempre necesitas imágenes que proceden de tu propia memoria, y si uno practica esta alquimia que a fin de cuentas es la escritura tienes que añadir el pensamiento.

Robert Frost

 

Un poema comienza en deleite y termina en sabiduría.

Petrarca, Jorge Riechmann, Alfredo Lavergne, Robert Frost.

Mario Trejo

Argentina – 1926 - 2012

La poesía

 

Sí.

Porque sus labios nacen a la luz de mis ojos.

 

Cuando aparece su voz, su ritmo invulnerable, las cosas

le obedecen.

Sobre las miras adversarias, sobre el tedioso oficio de

temerle, están las voces sin reposo, las patrullas del

tiempo, las olas victoriosas.

 

Ciudadela de la oscura verdad que desampara al

hombre: yo soy tu prisionero y soy tu fugitivo.

 

¿Mi contraseña?

Ejercer tu silencio, solicitar tu estruendo.

 

Porque, ¿qué es entonces la poesía sino una fanática

consigna, una tensión entre los muertos y las profecías?

 

 "El uso de la palabra, antología personal", con prólogo de Alberto Cousté, Musarisca poesía, Ediciones Colihue, Buenos Aires, 1999.

Juana Bignozzi (Buenos Aires 1937-2015)

 

“La poesía no consuela ni salva. Quizás sea el gesto más inútil y por su falta de utilidad, por la imposibilidad de otorgarse al consumo, de ayudar a la digestión, sea el más humano. ¿Hay algo más humano que la posibilidad de detener la voz muda e interrumpida de la naturaleza? Heridos sin remedio, desgarrados, la poesía goza de esa pequeña libertad temida, de esa equivocación o desliz de la sabiduría de la piedra, hace su luz en el centro mismo de la perplejidad. Y los poetas? Juana se pregunta:
¿ayudan las palabras de los poetas a los propios poetas? 
¿ayuda el camino de los poetas
el desamparo de su propia anécdota?
¿ayuda mi presencia en tu destino
a mi propio destino?
¿mi compañía en tanta pasión desgraciada
se convierte en compañía de mi nebulosa pasión

Roberto Juarroz

 

“No se trata de hablar, no se trata de callar: se trata de abrir algo entre la palabra y el silencio...”

Rafael Vázquez

Argentina

La palabra

 

No somos los dueños de la palabra.

Apenas los intérpretes.

Cuando el hilo de voz deja el silencio

y avanza por el blanco de los papeles quietos,

la misma voz con que aprendimos a nombrar las cosas

nos va naciendo adentro.

Como antiguos chamanes a las luces del fuego

nadie sabe el secreto.

La receta no existe,

es apenas un don que no se pierde.

Hay que tentar a ciegas y encontrar una senda

por donde alguna historia se reencuentre

con el oidor afín que cierre el círculo.

 

Tal vez lo más difícil:

darle vida al silencio.

Cardedu, Sardegna

Pedro Lastra

Chile

Por los poetas perdidos

 

Nosotros disputamos a otro reino sus nombres

a otros dioses sus cuerpos siempre ardientes

que arrastraron los sueños, el amor, cuanto existe

más acá del abismo,

abrimos las ventanas de ese reino

y hablamos con la voz del hermano perdido,

nosotros, que hoy amamos las mismas criaturas,

las terribles, veloces criaturas del mundo.

José Emilio Tallarico

Buenos Aires, Argentina

 

la poesía habla

para que la intensidad no sea despreciada

los seres abren bocas diversas

para soñar cantar o maldecir

así forman palabras

palabras que recogen el eco

de una crepitación indistinta

pero llega el poema

y en el poema

trabaja el hechizo

a veces el poema pierde su estrategia 

sucumbe ante el ojo artesanal 

y dice su memoria el hombre

y entonces llega la poesía

 

Jorge Leónidas Escudero

San Juan, Argentina - 1920

Poetas

 

La poesía viene y yo comedido

me ofrezco de puente para que llegue a otros.

Ella en el mundo de las analogías busca

relaciones ocultas y me las dicta.

 

Y es difícil ser fiel porque uno mete

palos de ciego, ocurrencias, vacío.

Ella aspira ha hermosura

de fondo y forma, quel poema dé

chispa y se hunda en tierra-tiempo donde

se pierda la firma del que transcribe.

 

Es que soñaste ser creador

pero la poesía te usa abusa

de tu ignorancia y te hace creer que sí,

quel poema es tuyo cuando sos

el muñeco del ventrílocuo Sol

Viento Camino Cielo Amor y Dolor.

 

Fernando Pessoa

 

Ser poeta no es una ambición mía, es mi manera de estar sólo.

Yves Bonnefoy

 

“Los poemas no tienen significado. Cuando se lee uno hay que preguntar a la propia experiencia, a la memoria. Y a partir de ahí buscarle la interpretación”. 

Néstor Sánchez 

 

“Yo quiero encontrar casi todos los días el libro, la voz de un hombre, que me convoque, que me desubique los esquemas, que me pida cosas, que me obligue a participar, a confundirme, a cumplir un ciclo en su lectura. Por lo general encuentro nada más que historias, mujeres que hablan, idiotas que hablan, paralíticos que hablan, cañeros que hablan, bobos que hablan, monólogos interiores de oficinistas, historias ajenas, historias chismosas, niñitos que hablan, papel, tinta.”- 

Rafael Vázquez, Pedro Lastra, Jean Cocteau, José Emilio Tallarico, Consuelo Hernández, Juana Bignozzi, Jorge Leonidas Escudero, Antonio Miranda

Jean Cocteau

Francia - 1889 – 1963

El poeta es exacto

 

El poeta es exacto. La poesía es exactitud. Desde Baudelaire, el público ha comprendido, poco a poco,

que la poesía es uno de los medios más insolentes de decir la verdad.

No existe arma de mayor precisión; y para defenderse, con una defensa instintiva, de la angustia de la

exactitud y de las claridades reveladoras, se obstinan las gentes en confundir la poesía con la mentira,

la viveza de espíritu con la paradoja.

¿Para qué referir una historia que no lleve en sí el peso inimitable de la verdad? ¿Para qué Memorias

imaginarias, falsas anécdotas, frases que se equivocan de labios y recuerdos pintorescos? El peso muerto

de la inexactitud abruma de fatiga.

Muy distinto es el haz de luz de un proyector, que se pasea por la superficie de esa noche acumulada

detrás de cada uno de nosotros y que se detiene sobre un rostro, un acto o un lugar significativos, de forma

que les dé el máximo de fuerza expresiva y de resurrección.[...]

 

1934-1935. Un telón cae, un telón se levanta. La vida ha muerto, viva la vida! Ha muerto una época, que he

vivido desde su comienzo intensamente, pero contra toda mi voluntad; mis antenas me anuncian que

empieza una era nueva en la que entreveo la nobleza cuyos signos me agradan. Aprovecho unos minutos de

entreacto para levantarme, descansar, volverme y pasear mi anteojo. [...]

 

Un señor, cuya papel de cartas se embellece con profusión de lugares comunes grabados: Legión de Honor...,

Palmas Académicas... , teléfono... , telégrafo... , me censura el empleo de lugares comunes que ruedan por

todas partes. Yo enrojecería de vergüenza si el periodismo no me diera el ejemplo y el estilo frívolo que

exige no comportase el uso de tales términos; unos, sin excusa; otros, magníficos, firmes en sus pedestales

de mármol puro, verdaderas obras maestras de los siglos. ¿Nacieron alguna, vez? ¿Salieron, sin padre, del

fondo de las excavaciones?

Un agricultor encuentra los brazos de la Venus de Milo. ¿A quién pertenecen? ¿A la Venus de Milo o al

agricultor? Pertenecen al mito. Se abrazan al cuello de la poesía. Son serpientes blancas que tienen vida propia.

¡Qué delicia emplear los: «No obstante », "En resumen », «Por lo demás... », «Aparte de », «En una palabra »

que se ensamblan ellos solos como fragmentos de un puzzle!

Perdóname, lector. Compréndeme. Ayúdame. Juega conmigo. No te quedes en pie delante de mi mesa.

Conviene escribir y leer juntos esta prosa con plantilla y por retazos.

 

Fragmento de "Retratos-Recuerdo" 1935

Traducción de Enrique López Martín

De "Obras escogidas" Editorial Aguilar 1966

Consuelo Hernández

Colombia

Vocación de vértigo

 

La poeta no habla para seres débiles

ni siquiera para moderados

por su boca hablan

los grandemente ardientes.

 

Mide a pulgadas su seguir

y va hasta el último puerto,

su función es viajar

por rutas sin trazar.

 

No busca felicidad

ni se engaña con fantasiosas promesas

agotarse en la travesía es su destino

hasta llegar a la cumbre más alta

y desde allí

saborear sin vértigo

todos los abismos....

Paul Valéry

 

"Entre la voz y el pensamiento, entre el pensamiento y la voz, entre la presencia y la ausencia, oscila el péndulo poético."

Juana Bignozzi

 

la única falacia es la poesía

la única realidad

son los poetas

la única realidad son los otros poetas

el yo poético deja

las caídas por hartazgo o vino o tristezas de lejanía

para su sombra

el yo que escribe

Antonio Miranda

Pólen -poema

 

O poema como borboleta

que vive a segunda vida

do autor.

 

Liberta dele.

 

Como o tísico Bandeira

voou até Pasárgada?

Preso em sua crisálida

gerou seres alados.

 

Oscar Wilde, mesmo encarcerado,

era luminoso e transparente.

Versos, em seu rastro

inseminavam, multiplicavam,

davam cor ao universo.

 

Ovos, larvas, livros.

 Borboletas são eternas?

 

Pó. Pólen. Palavras.

Poemas.

                                          Brasília, 24-0-08

Miguel James

Puerto España, Venezuela- 1953

Suma de todo saber y ciencia

 

Si uno escribe un poema

Para enamorar a una muchacha

Y no la enamora

Es un mal poema.

Y si se escribe otro

Y la muchacha nos da un beso

Se ha escrito un buen poema.

Mas si uno escribe un poema

Y la muchacha se desnuda

Hemos creado una maravilla

la cumbre del arte

Suma de todo saber y ciencia!

Adriano Corrales

Costa Rica

Arte poética 4

 

En el festival de las artes

o en la feria del libro

el poeta expresa

que la poesía

es la cenicienta

 

nada menos cierto

 

la zapatilla se revende

de ciudad en ciudad

de puerto en puerto

 

vale justo sus palabras

Miguel James

Puerto España, Venezuela - 1953

Las Poetisas son las alas del amor

 

Los Poetas son unos tipos tan solitarios

que se dedican Poemas entre Ellos

pues son los únicos que se leen.

Las poetisas en cambio

como los Marineros

son las Alas del Amor.

Cardedu, Ogliastra, Sardegna

Consuelo Hernández

Colombia

La poesía


la poesía son migajas de una mina
que llevamos oculta en galerías interiores
son pájaros que escapan de una selva 
y se quedan presos en los libros
en las calles
y en los ojos de los desvelados.

Carmen Soler

Paraguay - 1924 - 1985

Tonada con nombre 


Esta es la tierra de Juan, 
del Juan que no tiene tierra. 
Este Juan es Juan-sin tierra 
y por eso es Juan-sin-pan. 
Esta es la tierra de Juan, 
a quien robaron su tierra. 
¡Pedila Juan! 
¡Tomala Juan! 
¡Pegales Juan! 
¡Y luego sembrá tu tierra 
y luego amasá tu pan! 
Esta es la tierra de Juan, 
del Juan que tendrá su tierra. 
Este Juan será Juan-tierra 
y para todos, Juan-pan.

Cardedu, Ogliastra, Sardegna

Odiseas Elytis

 

 “No es el Poeta quien se conforma en el mundo, es el mundo el que se conforma en el Poeta.” 

Carlos Aldazabal

Salta, Argentina - 1974

Magia

 

Hacer la palabra como se hace el fuego.
hacer una nube con el color del sol,
una forma de agua para que sueñen peces,
un resplandor de verbos, una promesa.

 

Hacer la palabra para vencer la muerte,
esa manzana roja, esa boca ofrecida,
ese silencio justo sin luces ni canciones,
ese barco que pasa y que te lleva,
tan lejos del murmullo de los vivos,
de los versos leídos, de los versos que fuiste,
cuando moja la lluvia y todo nace.

Y la muchacha se desnuda

Hemos creado una maravilla

la cumbre del arte

Suma de todo saber y ciencia!

Ángel González

Oviedo, España- 1925-2008

A un joven versificador

 

Nada te importa la verdad,

y eso no basta para ser poeta.

 

Para ganar las cimas del Olimpo

confías en tus amigos:

tantos y tan tontos

que acabaron metiéndote en sus antologías.

 

¿O lo hicieron adrede?

En cualquier caso,

merced a sus esfuerzos

tu estupidez —antes

celebrada tan sólo entre iniciados—

ya es pública y notoria.

 

Dales las gracias, pero desconfía.

Alfredo Fressia

Uruguay

 

No creo que haya “modelos” del proceso creativo. Soy escéptico con las “Artes poéticas”, por lo menos en su función ejemplar. Cuando no son meramente normativas (de una estética y una época), son un instrumento, una llave, sin duda importante, para leer mejor una obra, pero no sirven como modelo de una gestación.

Gonzalo Rojas

Chile

La poesía es mi lengua

Abro mis labios, y deposito en la atmósfera un torrente de sol, 
como un suicida que pone su semilla
en el aire cuando hace estallar sus sesos en el resplandor del laberinto.

Ya sé que el sol de la muerte me está haciendo girar en un eterno proceso
de rotación y traslación llamado falsamente Poesía.
A veces, como hoy, esta aparente confusión me hace reír a carcajadas.
Este torbellino de palabras volcánicas como una erupción,
que son una amenaza para los sacerdotes del soneto y el número.

Pero es un sol innumerable lo que me sale por la boca,
como un vómito de encendido carbón qué me abrasara las ideas y las vísceras.

Estoy perdido para el mundo,
aunque mi reino sean todos los mundos posibles,
porque yo soy el testigo de mi propia creación.
Mi creación es mi pasión. Por eso hago soplar los vientos
para que den testimonio de mis llamas.

Yo estoy en el medio de las pasiones que imitan la ululación de mi cólera,
porque de los apasionados es mi reino.
Cada lágrima derramada con pasión es un grano de arena robado al desierto del vacío.
Cada beso es una llama para el resplandor de los muertos.

Que el tiempo de los encantos es un baile de máscaras,
y nada vale rehuir su hechizo.
Las personas son máscaras; y las acciones juegos de enmascarados.
Los deseos, contribuyen al desarrollo normal de la farsa.
Los hombres denominan toda esta multiplicidad de seres y fenómenos,
y consumen el tesoro de sus días disfrazándose de muertos.

Yo vi el principio de esta especie de reptil y de nube.
Se reunían por la noche en las cavernas.
Dormían juntos para reproducirse.
Todos estaban solos con sus cuerpos desnudos.
En sus sueños volaban como todos los niños,
pero estaban seguros de su vuelo.

He nacido para conducirlos por el paso terrestre.
Soy la luz orgullosa del hombre encadenado.
Soy el torrente que echa a volar la moda y la costumbre,
y me encarno en los hombres de mil naturalezas
porque gusto mostrarme como un monstruo,
para que el hombre entienda cuándo soplan mis vientos.

Yo canto por la lengua de los arrebatados,
los que me identifican con su sangre y su rostro.

Todo hombre vuelve a mí cuando sube a buscar
el origen de su soledad que tanto lo alucina.
Cuando niños, los hombres me dan su corazón.
Después empiezan a podrirse,
y pierden el contacto con su animal sagrado.

El hombre que quería ser Dios, se está muriendo desde el comienzo de sus días.
El guerrero que quiso toda la superficie del planeta,
se está muriendo.
El hombre que soñaba
la conquista del sol, se está cada mañana obscureciendo.

Todo, y todo,
y todo
se está muriendo de sí mismo.

Pero yo soy el viento que sopla sobre el mar del tormento y del gozo.
El que arranca a los moribundos su más bella palabra.
El que ilumina la respiración de los vivientes.
El que aviva el fuego fragmentario de los pasajeros sonámbulos.

Yo soy el viento de su origen
que sopla donde quiere.

Mis alas invisibles
están grabadas en su esqueleto.
En este instante,
todos los hombres están oyendo mi golpe y mi palabra,
pero los dejo en libertad.
                                                                                                             De La miseria del hombre, 1948

Miguel James, Gonzalo Rojas, Carmen Soler, Carlos Aldazábal, Ángel González, Alfredo Fressia, Odiseas Elitys. Ives Bonnefoy.

Ledo Ivo

 

“La poesía representa en mi vida, mi propia vida, mi razón de ser, mi razón de vivir, mi razón de estar, mi lenguaje de comunicación con los hombres.”

Lope de Vega

 

“Lo mejor de un poeta es lo borrado, no lo más limpio que pensó primero”

 

Marina Cvetaeva

 

“la poesía es alguien o algo que dentro de nosotros quiere desesperadamente ser”

Manuel Bandeira

Brasil -1886 -1968

Poética

 

Estoy harto del lirismo comedido

Del lirismo bien disciplinado

Del lirismo funcionario público con libro de amonestación expediente /

protocolo y manifestaciones de aprecio al señor director.

 

Estoy harto del lirismo que se para y va a averiguar en el diccionario/

el cuño vernáculo de un vocablo.

 

Abajo los puristas

Todas las palabras sobre todo los barbarismos universales

Todas las construcciones sobre todo las sintaxis de excepción

Todos los ritmos sobre todo los innumerables

 

Estoy harto del lirismo enamorador

Político

Raquítico

Sifilítico

De todo lirismo que capitula a lo que quiere que sea fuera de sí mismo.

 

De resto no es lirismo

Será contabilidad tabla de cosenos secretario del amante ejemplar /

con cien modelos de cartas y las diferentes maneras de agradar a las mujeres etc.

 

Quiero antes el lirismo de los locos

El lirismo de los borrachos

El lirismo difícil y punzante de los ebrios

El lirismo de los clowns de Shakespeare

 

- No quiero saber más del lirismo que no es liberación.

Juan Ramón Jiménez

 

La poesía, que es, me parece a mí, el fin de la vida, de cualquier modo que la vida se considere, no puede convertirse, sería empequeñecerla y empequeñecernos, en un medio para esto ni para lo otro, sino que, en calidad de fin, debe acompañarnos constantemente, con apariencia quizá de medio, a nuestro propio fin, como el ánjel en todas las mitolojías.

Carlos Drumond de Andrade
Brasil- 1902-1987

Unidos por las manos

 

No seré el poeta de un mundo caduco.

Tampoco cantaré al mundo futuro.

Estoy atado a la vida y miro a mis compañeros.

Están taciturnos pero alimentan grandes esperanzas.

Entre ellos considero la enorme realidad.

El presente es tan grande, no nos apartemos.

No nos apartemos mucho, vamos unidos por las manos.

No seré el cantor de una mujer o de una historia,

no hablaré de suspiros al anochecer,

del paisaje visto desde la ventana,

no distribuiré estupefacientes o cartas de suicida,

no huiré hacia las islas ni seré raptado por serafines.

El tiempo es mi materia, el presente tiempo, los hombres presentes,

la vida presente

Jorge Enrique Adoum

Ecuador -1926 -2009

Surrealismo al aire libre

El insólito encuentro de una máquina de coser
          y un paraguas en un mesa de operaciones

o relojes con ojos.
                                       De modo que pensabais
que había que inventar los increíbles.
Pero, entonces, ¿no habéis estado
en mi país, en mis países, nunca supisteis
lo que pasa en su paisaje de colores
en cólera, por ejemplo una bota
con espuela y un sombrero de cura
encima de un cadáver, de un indio
por más señas, como si no bastaran
los piojos de su historia, cuentas
de avemarías? Oh loca simetría de uniformes
en la humilde dictadura del difunto,
y es tan sabido el cada día americano
que también lo morimos de memoria,
y es tan igual a la vejez el hambre
cuando empieza por adentro a desvestirnos,
y están los dientes importantes que nos muerden
la tierra, y la Virgen con gorra y con polainas. 

Eso es así, es así, es así más que qué, más
Américas en las bodegas del olvido, más
eco regresando a la puerta del grito,
buscándose la culpa como una culebra.
Qué sabíais, entonces, si no estas estampas,
si no esta atroz baraja del delito,
ni cómo inventaríais nada igual a ese
muerto que murió sin decir nada, llorándose
los gusanos que le quedaban desde
cuando le dejaron un rato sin matarle.
Pero esto no es pintura ni palabra
lograda: sucede, nada más, después
de misa, después de la independencia y otras
tonadas de larga duración. Pero la sangre,
no el llanto, tiene ahora la palabra
y ha de reír mejor al último de tanto.

Ida Vitale

Montevideo, Uruguay - 1923

 

la poesía, tal cual yo la entiendo, esa parcela que para muchos es algo impreciso, homogéneo y vagamente desdeñable por su clara inutilidad o una precipitación de ingeniosidades morales y que para mí es precisa, distinta en todas sus partes y básica para el espíritu, como la música”.

Plutarco

 

«Ni metro, ni rima ni ritmo, sino narración mítica bien construida» 

Gonzalo Márquez Cristo

 

Pretendo que todo lo perdido se convierta en poema.

Joao Cabral de Melo Neto, Marina Svetaeva, Lope de Vega, Ida Vitale, Carlos Drumond de Andrade, Miguel Bandeira, Gonzalo Márquez Cristo, Juan Ramón Jiménez

João Cabral de Melo Neto

 

 “Para mí, la poesía es una construcción, como una casa. Eso lo aprendí con Le Corbusier. La poesía es una composición. Cuando digo composición, quiero decir una cosa construida, proyectada, de fuera hacia dentro.(…) Yo sólo entiendo lo poético en ese sentido. Haré una poesía de tal extensión, con tales y tales elementos, cosas que voy colocando como si fueran ladrillos. Es por eso que puedo pasar años haciendo un poema: porque existe un plan”.

 

(Cadernos de Literatura Brasileira, marzo de 1996). 

Juan Cameron

Chile

Del lector

 

No lees      entras en el texto

El versificador cuenta contigo

te escribe      saca de tu memoria en blanco

sus imágenes

El versificador es un mago    un hipnotista

No es nada más que un versificador.

 

Obra extranjera (1989 – 2007) Editorial Puerto Alegre, 2011, Valparaiso

Silvio Rodríguez

¿Para qué es que se canta, sino para revolver todo al cantar?

(Defensa del trovador)

Alberto Luis Ponzo

  "Fatalidad del lenguaje:es corporal y puede decir lo indecible. Hasta que, finalmente, se niega a sì mismo y se entrega al silencio, a lo absoluto, Es su manera de corresponder mejor a la Vida."

Alfonso Véliz Tobar

“Como creador  debes ser consecuente con lo que escribes, con lo que piensas en beneficio de los más necesitados. De lo contrario serás escritor comprado, amoldado como a la horma de un zapato, dotado de una conducta moral que más comulga con los intereses de los sectores egoístas y vende patrias del sistema. Donde te harán sentir que estas bien con Dios y con tu estómago. Por tanto debes  ser portador de una  conciencia social de participación liberadora, revolucionaria en todo momento con sentido de cambio.”-

Antonio Arroyo Silva

Islas Canarias

Honestidad

 

En poesía, lo mismo que en cualquier tarea humana, ante todo honestidad. Esta es la sangre del tiempo y su latido que principia toda intención. Por un lado, honestidad con la propia escritura que nos hace saber en todo momento a dónde queremos llegar, si a la calle de al lado o a las galaxias lejanas. No importa si deseas llegar a lo próximo, todo el universo se construye con proximidades comunicantes. Honestidad con el lenguaje que se utiliza: para llegar a la esquina no necesitas aperos. Tampoco para escalar el Everest; pero sí una convicción que mueve montañas y cruces de caminos. Y esa convicción es lenguaje, un lenguaje vivo y rebelde que no se amilana ante la extrañeza. Honestidad y riesgo, como si recrear esa esquina fuera como escalar todo el Himalaya, cayéndose y levantándose. Sabiendo que todo es para nada, pero que esa nada valió la pena. Por otra parte, honestidad para con los demás, no dejes que el otro caiga. Pero, sobre todo, déjalo levantarse y que siga su propio camino. No invadas su territorio como domador de serpientes. No te fíes, oirás las voces y pensarás que son tuyas. Pero no, son los fantasmas que te conducen al fondo de un abismo. Ese al que irás a flotar de todas maneras, que es lo mismo que vivir.


Acotaciones a Donde la niebla teje ventanas.

Aldo Pellegrini

 

Estamos en el principio de algo. Ciertamente lo que llamamos democracia no es satisfactorio. Lo que había antes lo era aún menos. Por ello, necesitamos ahondar en el lenguaje para descubrir lo que queremos realmente. Se supone que los instrumentos políticos actuales están hechos para que conozcamos nuestra voluntad. Por ello las encuestas de opinión; sin embargo, los resultados obtenidos nos parecen totalmente desfasados. Se nos pide votar. Pero somos incapaces de manifestar nuestra voluntad dentro de este lenguaje. Las preguntas están mal planteadas.